Jesús es Dios ¿por orden de Constantino?


Todos los cristianos parten de la idea de que Jesús es Dios, de que Dios es uno pero trino Padre, Hijo y Espíritu Santo y de que Jesús es la encarnación del Hijo, y por tanto Dios mismo, el Eterno, hecho hombre.

Jesus es Dios ¿ por orden de Constantino?

Pero hay quienes afirman que la Iglesia primitiva le consideraba solo un hombre, y fue el emperador Constantino quien le transformó en Dios siglos más tarde. Puesto que algunos hoy acusan a la doctrina católica de ser el resultado de la paganización que Constantino hizo del cristianismo en Nicea, vamos a ver qué hay de cierto en todo ello. Este artículo pertenece a la serie CONSTANTINO O LA IGLESIA PRIMITIVA. De los 10 puntos que nos dispusimos a analizar, veremos hoy el 7, punto controvertido solo para ateos y para algunas comunidades paraprotestantes (mormones, testigos de Jehová, etc, que lo consideran “divino” pero no Dios), pero no para los cristianos (católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes, incluidos los evangélicos):

1- La presencia real de Jesús en la Eucaristía
2- La consideración de que la misa católica es un sacrificio
3- Jerarquización de la Iglesia
4- Refuerzo de la autoridad del obispo de Roma
5- Se da el nombre de “católica” a esta nueva iglesia que él fundó.
6- La veneración a la Virgen y a los santos
7- Divinización de Jesús
8- Celebración del día del Señor en domingo
9- Selección del canon bíblico
10- Creación del rito de la misa católica

7- La divinización de Jesús

Uno de los mitos más extendidos hoy entre ateos y admiradores del Código Da Vinci es el de que Jesús fue divinizado en el Concilio de Nicea en el siglo IV, año 325. Según estos, antes de Nicea los cristianos consideraban a Jesús como un maestro iluminado al estilo de Buda, Confucio o incluso Aristóteles, pero no como Dios, y fue Constantino quien, por motivos políticos, consideró que los cristianos serían mucho más fácil de manipular y controlar si adoraban a su Jesús como si fuera el mismo Dios. Según el autor del citado best-seller, la divinidad de Jesús fue el resultado de “un voto bastante reñido” realizado bajo la presión del emperador.

El Código Da Vinci—Querida —declaró sir Leigh—, hasta ese momento de la historia, Jesús era, para sus seguidores, un profeta mortal… un hombre grande y poderoso, pero un hombre, un ser mortal.
—¿No el Hijo de Dios?
—Exacto. El hecho de que Jesús pasara a considerarse «el Hijo de Dios» se propuso y se votó en el Concilio de Nicea.
—Un momento. ¿Me está diciendo que la divinidad de Jesús fue el resultado de una votación?
—Y de una votación muy ajustada, por cierto —añadió Teabing—. Con todo, establecer la divinidad de Cristo era fundamental para la posterior unificación del imperio y para el establecimiento de la nueva base del poder en el Vaticano. Al proclamar oficialmente a Jesús como Hijo de Dios, Constantino lo convirtió en una divinidad que existía más allá del alcance del mundo humano, en una entidad cuyo poder era incuestionable.
(Código Da Vinci, Dan Brown, 2003)

Es lamentable tener que citar una novela de ficción y argumentar contra ella, pero no podemos olvidar que esta novela fue un best-seller mundial de enormes dimensiones, y que cientos de miles de personas por todo el mundo han creído que las supuestas revelaciones de esta novela son la pura verdad, por el simple hecho de que los personajes de ficción de Dan Brown así lo afirman. Además, esta tesis sobre la divinización tardía de Jesús no fue inventada por Dan Brown sino asumida y difundida por él, pero ya en el siglo XIX tuvo bastante aceptación entre ciertos círculos.

Si nos perdonan la rotundidad diremos claramente que esta afirmación es históricamente absurda. El concilio de Nicea se convocó no para discutir si Jesús era Dios, sino de qué forma lo era, y la ortodoxia ganó por goleada (300 contra 3). La mayoría sostenía, como siempre habían hecho los cristianos, que Jesús era Dios igual que el Padre era Dios. La recientemente aparecida minoría arriana decía también que Jesús era Dios pero que había sido creado por el Padre “al principio de los tiempos”, y ya no hubo más posturas en el concilio que esas dos, nadie negaba su divinidad, cero. La anterior herejía gnóstica llegada de Persia, dentro de su gran variedad, estaba casi de acuerdo en que Jesús era Dios, aunque su divinidad era vista de diferentes formas, o bien como el espíritu de Dios enviado bajo apariencia humana o bien como un ser humano divinizado por el Padre, o incluso como un dios creado por Dios. Y aún en el siglo I, antes del fin de la era apostólica, tenemos una herejía, el docetismo, que no solo reafirmaba la divinidad de Jesús, sino que lo que negaba era precisamente su humanidad, diciendo que su cuerpo humano era solo apariencia, como un fantasma. Es a esta herejía a la que el apóstol Juan combate en su epístola:

San Juan Evangelista

San Juan Evangelista

Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado y tocado con nuestras manos en relación con la Palabra de la vida,—se trata de la vida eterna que estaba junto al Padre y que se ha manifestado, que se nos ha hecho visible y nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella y os la anunciamos—, eso que hemos visto y oído…(1 Juan 1:1-3)

Para negar a los docetas que decían que Jesús era Dios mas no hombre, Juan escribió eso, y así afirma que “la Palabra de la vida… que estaba junto al Padre” era algo que se podía ver y tocar, algo verdadera y realmente encarnado, y no solo con apariencia humana. Y al comienzo de su evangelio nos habla igualmente de esa Palabra o Verbo que está junto al Padre y que es Dios mismo:

En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios y era Dios. (Juan 1:1)

Así que para el apóstol Juan, el que más tiempo vivió, el peligro de herejía no venía de una negación de la divinidad de Jesús, sino de una negación de su humanidad. En sus escritos Juan nos deja bien claro que Jesús era verdadero Dios y también verdadero hombre, y no le hizo falta ninguna votación de obispos para definir este punto.

QUÉ NOS DICEN LOS GNÓSTICOS

Sin embargo Dan Brown, igual que algunos otros antes que él, se apoya –dice– en los textos gnósticos descubiertos en 1947 en Nag Hammadi, Egipto, para “demostrar” que los herejes gnósticos creían que Jesús era solo un hombre. Esa afirmación de que los textos gnósticos nos muestran a un Jesús plenamente humano puede que le funcione para su intrigante trama en la novela, pero nadie puede utilizar ese argumento en la vida real. Dichos textos no se encuentran ocultos en arcas secretas sino que están publicados y se pueden incluso leer en internet. Y aunque D. Brown solo nos ofrece algunas citas sueltas de ellos, si leemos los textos completos (tampoco son demasiadas páginas) lo que nos encontraremos es con frecuencia justo lo contrario, un Jesús divino, como corresponde a la creencia gnóstica, aunque su divinidad es diferente a la de los Evangelios y su naturaleza “divina y humana” se explica de manera diferente. De hecho, si varios de esos textos niegan que Jesús muriera en la cruz es precisamente porque consideran que Cristo-Dios no podía morir de ninguna de las maneras. Veamos algunas citas de ejemplo:

Pues el nombre del Padre es el Hijo. (El Padre) primeramente le dio nombre a quien emergió de él y es él mismo. Y él lo engendró como un Hijo. Él le confirió su propio nombre.
(El Evangelio de la Verdad, versículo 45)
El Hijo de Dios era el Hijo del Hombre. Él abarcaba ambos aspectos, poseyendo la humanidad y la divinidad.
(El Tratado de la Resurrección, párrafo 2º)
Tal como el Padre existe por sí mismo, sin que nadie lo precediera, siendo el único no engendrado, igualmente el hijo tiene existencia propia, sin que nadie lo precediera y sin que ningún otro Hijo le sucediera.
(Tratado Tripartito, apartado 3)
Yo soy el que está con vosotros siempre. Soy el Padre, soy la Madre, soy el Hijo. Soy el puro e incorruptible.
(Evangelio Apócrifo de Juan, párrafo 5)
Dijo Jesús: «Yo soy la luz que está sobre todos ellos. Yo soy el universo: el universo ha surgido de mí y ha llegado hasta mí. Partid un leño y allí estoy yo; levantad una piedra y allí me encontraréis».
(Evangelio de Tomás, 77)

gnosticosTodas estas citas muestran, en modos diferentes, a un Jesús divino. De todas formas, mientras que Dan Brown (y otros) nos presentan estos manuscritos gnósticos como si fuesen una sola doctrina coherente, la realidad es que son una amalgama de doctrinas diferentes, incluso contradictorias, de orígenes e influencias diversos. En modo alguno podrían presentarse como una “verdad alternativa” a la ortodoxia aunque quisiéramos, pues la verdad no puede estar en continua contradicción consigo misma. Frente a este batiburrillo de creencias diversas, los evangelios canónicos ortodoxos sí nos ofrecen una unidad doctrinal y se muestran como ramas de una misma tradición y una misma Iglesia.

Pero además hay un detalle que no podemos perder de vista: atacar al cristianismo utilizando los textos gnósticos como verdaderos tiene el mismo sentido que si atacamos al cristianismo utilizando el Corán o los Vedas como verdaderos; sencillamente, son sistemas de creencias diferentes, por mucho que el llamado “cristianismo gnóstico” utilice la figura de Jesús en la narración de sus ancestrales creencias. Tampoco tiene sentido la afirmación de D. Brown de que esos textos gnósticos son los evangelios auténticos, pues dichos textos fueron casi todos redactados en el siglo III o más tarde (excepto el de Tomás), y los evangelios canónicos fueron escritos en el siglo primero (el más tardío, el de Juan, fue escrito en los años 80 o 90 del siglo I).

QUÉ NOS DICE LA IGLESIA PRIMITIVA

Los textos de la Iglesia primitiva también nos muestran a un Jesús que, aun siendo hombre, es claramente Dios. Taciano, un escritor cristiano que vivió en el siglo II, escribe:

No actuamos como locos, ¡oh griegos!, ni contamos historias vanas, cuando anunciamos que Dios nació en forma de hombre (Oratio ad Graecos, p. 21)

También del siglo II tenemos el testimonio de San Justino Mártir que dice:

siendo el unigénito Verbo de Dios, es incluso Dios (Justino cap 63)

Incluso algunos enemigos de Cristo del siglo segundo dan testimonio del hecho de que los cristianos consideraban a Jesús como divino mucho antes del año 325. En una carta que Plinio el Joven (gobernador romano en la provincia de Bitinia del Asia Menor alrededor de 115 d.C) escribió al Emperador Trajano, declaró:

Ellos [los cristianos] tienen el hábito de reunirse en un cierto día fijo antes del amanecer, donde ellos cantan en versos alternados un himno a Cristo, como a un dios, y se comprometen en juramento a no cometer ninguna obra mala… (Plinio, 10:96)

San Ireneo de lyon

San Ireneo de lyon

Y a finales de ese mismo siglo, San Ireneo nos explica quién es Jesús con estas palabras:

 …este es Cristo, el Hijo del Dios viviente. He mostrado por las Escrituras que nadie de los hijos de Adán es en ninguna manera, y en absoluto, llamado Dios o Señor. El hecho que Él mismo es en Su propio derecho, por encima de todo hombre que haya vivido, Dios, Señor, Rey Eterno y el Verbo Encarnado, proclamado por todos los profetas, apóstoles y por el mismo Espíritu Santo, puede ser visto por todos los que han obtenido incluso una pequeña parte de la verdad. Ahora, las Escrituras no hubieran testificado estas cosas acerca de Él, si, como otros, Él hubiera sido un simple hombre. Pero del hecho que Él tuvo, como ningún otro, un nacimiento preeminente que es del Padre Supremo, y que también experimentó esa procreación preeminente que es de la Virgen, las Escrituras divinas sí testifican acerca de Él en ambos aspectos:…que Él es el Santo Señor, el Maravilloso, el Consejero…y el Dios Fuerte, viniendo en las nubes como el Juez de todos los hombres;—las Escrituras profetizan todas estas cosas acerca de Él. (Ireneo, Libro III, Capítulo 19).

He aquí otro claro ejemplo aún más antiguo. El discípulo de Juan, San Ignacio de Antioquía, en su primera carta a los Efesios (año 100) dice textualmente:

por voluntad de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Dios.

Lo más habitual era decir “Jesucristo nuestro Señor”, pero si alguien duda de qué significado le dan realmente los cristianos a ese título de “Señor”, San Ignacio lo deja aquí bien claro, “nuestro Dios”. Por eso los judíos acusaban a los cristianos de politeístas, porque tenían dos o tres dioses según ellos. Otro testimonio significativo se encontró en la iglesia de Meggido, Israel, que es el edificio más antiguo conservado que se construyó expresamente como iglesia (antes los cristianos se reunían en casas particulares, las domus-ecclesiae). Esta iglesia del siglo III (un siglo antes de Constantino) tiene un mosaico donde aparece la inscripción del donante en estos términos:

La piadosa Aceptous ha ofrecido la mesa (el altar) a Dios, Jesucristo, como memorial.

Y por mostrar que son innumerables los testimonios en tal sentido dejados por la Iglesia primitiva pondré varias citas más pertenecientes a los siglos I y II:

Pues nuestro Dios, Jesucristo, fue según el designio de Dios, concebido en el vientre de María, de la estirpe de David, pero por el Espíritu Santo.
(Carta a los efesios de San Ignacio de Antioquía, c.35-c.107)
Si hubieses entendido lo escrito por los profetas, no habrías negado que Él [Jesús] era Dios, Hijo del único, inengendrado, insuperable Dios.
(Diálogo con Trifón, San Justino Mártir, c.100-c.165)
Él [Jesucristo] es el santo Señor, el Maravilloso, el Consejero, el Hermoso en apariencia, y el Poderoso Dios, viniendo sobre las nubes como juez de todos los hombres.
(Contra los herejes, libro 3, San Ireneo de Lyon, c. 130 -200)
Sólo Él [Jesús] es tanto Dios como Hombre, y la fuente de todas nuestras cosas buenas.
(Exhortación a los griegos, de San Clemente de Alejandría, año 190)
Sólo Dios está sin pecado. El único hombre sin pecado es Cristo, porque Cristo también es Dios.
(El alma 41:3, por Tertuliano, año 210)
Aunque [el Hijo] era Dios, tomó carne; y habiendo sido hecho hombre, permaneció como era: Dios.
(Las doctrinas fundamentales 1:0:4; por Orígenes, c.185-c.254)

La acusación de que Jesús se divinizó en Nicea también tiene otra pega: los escritos judíos anteriores a Nicea acusan a los cristianos de que al divinizar a Jesús están rompiendo el monoteísmo ¿Se puede acusar también a Constantino de manipular los textos judíos de dentro y de fuera de su imperio en provecho de su versión del cristianismo?

QUÉ NOS DICE LA BIBLIA

Biblia abiertaTodos los evangelios y epístolas están redactados de manera que dejan clara la divinidad de Jesús, y por ello se refieren a él como Señor, que en la cultura judía era la forma de llamar a Dios y únicamente a Él. Pero es que incluso el Antiguo Testamento ya profetizó que el Mesías futuro sería Dios, tal como nos dice Isaías:

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz (Isaías 9:6)

O cuando dijo que su nombre también sería Emmanuel (Isaías 7:14), que como nos dice Mateo (en 1:23) significa “Dios con nosotros”.

Así que decir que la divinización de Jesús es una invención del siglo IV impuesta por Constantino a los obispos en Nicea, es claramente falso y sobreabunda la evidencia en contra de forma tan contundente y numerosa que casi resulta ridículo tener que estar escribiendo un artículo para demostrar su falsedad. Por supuesto el Nuevo Testamento está también repleto de testimonios sobre la divinidad de Jesús, como en la confesión de Tomás cuando se le aparece el Jesús resucitado y abrumado exclama:

“¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20:28)

O la propia predicación de Jesús, que afirma su divinidad en muchos pasajes, como en este:

“El Padre y yo somos una sola cosa». Los judíos tomaron piedras para apedrearlo. Entonces Jesús dijo: «Les hice ver muchas obras buenas que vienen del Padre; ¿Por cuál de ellas me quieren apedrear?». Los judíos le respondieron: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino porque blasfemas, ya que, siendo hombre, te haces Dios». (Juan 10:30-33)

Ni el mismo Dan Brown se atreve a usar la Biblia para demostrar que los primeros cristianos no creían en un Jesús-Dios, pues sería como querer usar la Biblia para demostrar que Dios no existe. Pero no citaremos más textos bíblicos porque esta creencia de que Jesús fue divinizado en Nicea se apoya inexcusablemente en la idea de que Constantino no tuvo más remedio que modificar la Biblia para incorporar en ella toda esa multitud de afirmaciones sobre la divinidad de Jesús. Ese asunto de la manipulación de los textos bíblicos lo analizaremos más despacio en un próximo artículo para demostrar su imposibilidad. Mencionemos aquí solamente el comentario que al respecto hizo un estudioso bíblico. Lamento haber conservado la cita sin el nombre de su autor, pero en cualquier caso los datos que ofrece son contrastables. Recordemos que Constantino es del siglo IV:

Ningún original de la Biblia ha sobrevivido, como es lógico, pero las copias más antiguas del Nuevo Testamento completo se remontan al siglo IV (codex sinaiticus y codex vaticanus). En ambos códices encontramos también la versión más antigua del Antiguo Testamento completo, pero la multitud de fragmentos del Antiguo Testamento encontrados en los manuscritos del Mar Muerto (o manuscritos del Qumrán), que datan de entre el año 2 a.C y el 68 d.C., nos confirman la asombrosa fidelidad con la que los copistas medievales transcribieron las Escrituras.

En cuanto al Nuevo Testamento, de antes del siglo IV tenemos 88 fragmentos de papiros, algunos de los cuales se remontan al año 150 (muy cerca de la fecha de su composición) o antes. El fragmento más antiguo que se ha encontrado del evangelio de San Juan está datado en el año 120 (conservado en la biblioteca John Rylands). Un evangelio de San Lucas completo del año 175 se encuentra entre los papiros de Bodmer. Los llamados papiros de Chester Beaty ya contienen el Nuevo Testamento casi completo y datan del 250 d.C.

También hay 247 manuscritos griegos escritos con letra uncial y 2.770 manuscritos en letras griegas cursivas, además de numerosas versiones en otras lenguas antiguas, como el latín, siríaco, copto y armenio. También hay cerca de 5.000 testimonios manuscritos, contando los antiguos leccionarios litúrgicos, y muchísimos más si tenemos en cuenta las citas bíblicas realizadas por los escritores de los primeros siglos de nuestra era. Todos estos fragmentos nos permiten también comprobar que los escritos originales no fueron modificándose con el paso del tiempo.

Los apóstoles fueron comprendiendo muy poco a poco el mensaje de Jesús, algunos tardaron mucho en aceptarlo realmente como Mesías, y los evangelios nos ofrecen amplias pruebas de la confusión reinante entre ellos acerca de su verdadera naturaleza. Pero tras la resurrección las dudas se disipan y todos sus seguidores lo aceptan ya sin dudas como Dios. Todos los textos bíblicos del Nuevo Testamento están ya escritos desde ese convencimiento, y la Buena Noticia (en griego “evangelios”) que los apóstoles comienzan a predicar por todas partes se resume en esto: Jesús, que es Dios hecho hombre, ha muerto por nosotros y ha resucitado, trayendo la salvación a todos.

 

CONCLUSIÓN

Jesús es DiosEl Código Da Vinci, junto con otros libros y personas, pretende hacernos creer que los primeros cristianos seguían a Jesús porque era un maestro sabio al estilo de Buda, pero toda la evidencia histórica niega tajantemente esa pintoresca idea. Los miles de cristianos que dieron su vida por no querer negar a Jesús lo hicieron porque creían firmemente que Jesús era Dios y que negándole ponían en peligro la salvación de su alma. Nadie hubiera preferido los leones si Jesús hubiera sido simplemente un maestro de sabiduría que propagaba un código ético. De esos maestros ya había muchos en el mundo judío y en el griego, y nadie eligió dar su vida en honor a su memoria.

Jesús fue reconocido como Dios desde la era apostólica y no hay investigación histórica que pueda demostrar que los cristianos primitivos no lo creyeran así, al contrario, la evidencia es aplastante. Solo una novela puede permitirse el lujo de afirmar lo que quiere sin tener que demostrar nada, lo triste es que tanta gente haya aceptado la afirmación de un best-seller sin ninguna reflexión. Probablemente la explicación esté en el hecho de que hoy en día cualquier ataque a los cimientos de la Iglesia Católica encuentra entusiastas seguidores que lo aceptan encantados sin más, o bien porque ello refuerza su ateísmo o simplemente porque hoy eso está de moda.

Lamentablemente son también muchos los protestantes que se suman a esta crítica barata sin pararse a ver que cuando avivas las llamas que atacan a la Iglesia Católica, el fuego se extiende fácilmente y termina por socavar igualmente las bases del cristianismo en general. Este caso es un claro ejemplo de cómo las tesis anticatólicas pueden dañar también las bases mismas del protestantismo, pues en este asunto, ciertamente, coincidimos por igual todos los cristianos, católicos y protestantes y esa es la base de nuestra común fe y hermandad. Eso explica que las tesis de la novela de ficción “El Código Da Vinci” hayan sido rebatidas y desmontadas con idéntica pasión tanto por católicos como por protestantes (evangélicos incluidos).

Constantino[Haga clic sobre este báner para acceder al índice de la serie completa]

32 thoughts on “Jesús es Dios ¿por orden de Constantino?

  1. Acabo de ver este artículo y se basa en lo escrito en una novela, argumentando la ficción y evidentemente es una novela de ficción.

    Pero lo discutido y acordado en el concilio de Nicea, es un hecho histórico y ampliamente documentado.

    El principal tema de muchos fue la discusión si Jesús era Dios hecho hombre o había sido la primera creación de Dios antes del inicio de los tiempos, pero que, habiendo sido creado, no era Dios mismo. En aquellos momentos esa era la cuestión principal que dividía a los cristianos.
    Había partidarios de ambos puntos de vista y finalmente gano la primera existen incluso registros de los asistentes al concilio y y de quienes defendían las dos visiones.
    Este concilio definió las bases de las creencias de la fe católica que en resumen se expresan en el “credo de Nicea” (año 325)
    El que fué revisado y modificado en el año 381 conocido como “credo niceno-constantinopolitano”

    Les comento que soy católico y eso no limita no reconocer hechos históricos.

    Me gusta

    • Me sorprende tu conclusión de que el artículo se base en lo escrito en una novela. Supongo que te referirás al Código da Vinci. En todo caso los argumentos de este artículo contradicen a los muy inexactos datos que ofrece la novela. Efectivamente, el concilio de Nicea está muy documentado, y por eso hemos podido escribir este artículo y todos los demás de su serie. El tema principal era la naturaleza de Jesús, si era Dios y de qué manera era Dios, pero por lo que tú dices da la sensación de que unos pensaban que sí, otros que no, y al final por votación se decidió que sí. Eso es totalmente inexacto. El concilio se convocó para rebatir la doctrina del arrianismo, que fue una herejía que había aparecido pocos años antes y amenazaba con extenderse. No era que hasta ese momento los cristianos no tenían clara la naturaleza de Jesús, sino que los cristianos consideraban que Jesús era Dios y entonces aparecen los arrianos y dicen que Jesús es divino pero no Dios, pues fue creado por Dios, aunque fuese al principio de los tiempos, por lo que sería una especie de dios de segundo rango. Cuando esta herejía empezó a extenderse y varios obispos la abrazaron, el concilio se convoca. El resultado final es que la inmensa mayoría de obispos están del lado de la ortodoxia y unos cuantos votaron en contra, con lo que fueron expulsados. El credo de Nicea no sentó las bases de la doctrina católica, sino que resumió la doctrina católica que existía para evitar herejías como la arriana, al menos en cuanto a los puntos más básicos de la fe. Reconocer los hechos históricos, como dices, es un deber de todos, y para eso hay que informarse bien y leer todos los textos de los padres de la Iglesia, y todos los escritos cristianos de los tres primeros siglos, entre otras cosas, entonces se puede ver claramente que Nicea no supuso ningún cambio de doctrina ni en cuanto a Jesús ni en ningún otro punto. Todos los datos que damos en los artículos de la serie están documentados y llenos de citas para que nadie piense que son opiniones, sino hechos demostrables.

      Me gusta

  2. No se como comenzar….primero que todo creer y hablar de Dios Padre y de nuestro Señor Jesús es como intentar saber matemática espiritual sabiendo de números naturales …Primero que todo la Biblia se nos da a conocer espiritualmente y no humanamente….el 1 + 1 = 2 es humanamente pero espiritualmente los puedes ver como 1 + 1 = 1 no es una unidad natural sino como una unidad espiritual un mismo pensar ….es como dice la biblia que el hombre dejara a padre y madre y se unirá a su mujer para ser una sola carne…osea se cumple 1 + 1 = 1 que es una forma humana del sentir en una sola carne así como lo son el Padre celestial y el hijo celestial…Para que Dios iba idearse en la Biblia un misterio disque sagrado desde el principio que Dios era el mismo Jesús que Jesús era el mismo Dios y otros inventado una trinidad absurda, que no conlleva a nada…fabulas de niños…Por nos investigar bien las traducciones hebreas y griegas, el sentir de los siervos judíos de Dios y otras cosas mas…es que estamos ciegos..
    “El Dios” Padre, el “único Dios verdadero” es un ser espiritual divino único con cualidades como son el creador, el todopoderoso, el omnipresente, omnipotente, omnisciente, entre otras..en cambio su hijo primogénito y unigénito , nuestros Señor Jesús es el hijo de ese “el Dios” que tiene divinidad porque es el hijo de “el Dios”, se le dice que es un dios porque por definición dios: es todo ser espiritual con poderes mas allá de lo natural, entonces hasta por definición hasta los ángeles podrían ser dioses. Jesús es un dios …mas no es ese “el Dios” el todopoderoso ..eso lo deja r ver muy bien la Biblia. Jesús dijo el Padre es mayor que yo…porque si fueran dos dioses iguales fueran hermanos…y si fueran uno solo para que se iba a inventar esa fabula tan misteriosa..se hubiera dado a conocer desde el principio como el que es.
    El amor que siente el Padre por el hijo es tan grande que siempre lo ha manifestado que desde la fundación del mundo ya había un plan para la salvación del hombre.
    En la Palabra Elohim se manifiesta “El” (el Dios) que es con otro ..ese era Dios con su hijo haciendo la creación, el Padre como el creador y el Hijo como la palabra…posiblemente en la Palabra Jehová también se manifieste esta dualidad Padre e hijo….

    Me gusta

    • Alexis, como bien dices hay cosas que escapan a la mente humana, y una de ellas es precisamente la que comentas, quizá la mayor de ellas. Por eso podríamos filosofar y darle vueltas hasta enloquecer, y con ello no podríamos añadir ni una razón más al misterio, así que sería esfuerzo inútil, la Trinidad es un concepto que aceptamos los cristianos por fe, no por razonamiento. Tú das la cita de que “el Padre es mayor que yo”, y yo te doy la cita de “el Padre y yo somos uno”, por ejemplo. Por eso para mí el quid de la cuestión no es ni un razonamiento ni un baile de citas, sino ir a las fuentes, al origen, y si eso es un tema de fe intentar comprender qué fe es la que los apóstoles transmiten. Para ello tenemos que irnos a los inicios de la Iglesia. Los primeros cristianos, los que aprendieron su fe de los discípulos de Jesús, creían que Jesús y el Padre eran uno. En la cristiandad occidental esa idea nunca fue cuestionada ni causó polémica hasta siglo después, cuando las tribus germánicas metieron el arrianismo por estas tierras, un arrianismo traido de oriente. Fue en la cristiandad oriental, tan llena de filósofos a quienes les apasionaba cavilar, en donde una tras otra fueron apareciendo todo tipo de herejías sobre la naturaleza de Jesús. Y sin embargo ninguna de esas herejías logró imponerse en una Iglesia que mayoritariamente defendía lo mismo que hoy, que Jesús es Dios y que Dios es trino. Es de suponer que los apóstoles, con la protección del Espíritu Santo, hicieron bien su tarea de evangelizar y que enseñaron las doctrinas correctas. No tiene mucho sentido creer que los apóstoles predicaron el evangelio y lo hicieron mal, o la inmensa mayoría de los cristianos lo entendieron mal, y cuando siglos después surge una persona difundiendo la idea correcta encima la Iglesia condena eso por herejía. Si esa fuera la situación, estaríamos hablando de que la evangelización fue un absoluto fracaso, es decir, que Jesús vino a salvar el mundo y sólo consiguió crear caos y confusión. Tal como ordenó Jesús, para convertirse a Dios hay que bautizarse no en el nombre de Dios sin más, y mucho menos en el nombre del Padre, sino “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. El momento en el que nos convertimos en hijos de Dios se nos deja bien claro que ese Dios tiene tres “personas” diferentes, aun siendo Uno.

      Me gusta

    • Si conocieses algo mejor la mentalidad y la forma de hablar de Oriente Próximo (incluso en la actualidad) no te dejarías engañar por una interpretación occidental de esas palabras. Lo que ahí está diciendo Jesús es (traducido a nuestra manera de expresarnos): sólo Dios es bueno, así que si dices que soy bueno parece que estás reconociendo que yo soy Dios.

      Traducido al lenguaje lógico es como si la versión occidental dijera:
      A=B, tú dices B, así que admites A
      mientras que Jesús, con lenguaje oriental, está diciendo:
      A=B, ¿por qué dices B? ¿no te das cuenta de que si dices B estás afirmando A?

      Me gusta

  3. Copiare lo ya escrito:
    Tripartito, apartado 3)
    Yo soy el que está con vosotros siempre. Soy el Padre, soy la Madre, soy el Hijo. Soy el puro e incorruptible.
    (Evangelio Apócrifo de Juan, párrafo 5)
    Dijo Jesús: «Yo soy la luz que está sobre todos ellos. Yo soy el universo: el universo ha surgido de mí y ha llegado hasta mí. Partid un leño y allí estoy yo; levantad una piedra y allí me encontraréis».
    (Evangelio de Tomás, 77)

    Ahora opinaré: me parece leer lo que manifiesta un atomo. pero fue jesus, y como escribio lao tse. El TAO es lo sutilisimo y el universo entero nace de el…el TAO es lo indivisible, pero es omnipotente…al principio uno salio del tao, y llevo consigo otros dos….no quiero caer en retorica inutil, pero lao tse es mas claro y cita a los atomos.

    Me gusta

    • No entiendo muy bien qué quieres decir. Me citas dos libros gnósticos que nada tienen que ver con la Iglesia de Jesús y luego citas al Tao Te King, y dices que Lao Tse es más claro que… Jesús, supongo. Lo que quiere decir además que tú partes de la base de que esos libros gnósticos recogen la palabra de Jesús.

      En cualquier caso lo que diga Lao Tsé y lo que digan los gnósticos es algo que a los cristianos nos cae de lado. Personalmente me encanta El TAO, una filosofía muy interesante en ciertos aspectos. Lo de que Lao Tse está hablando del átomo… en fin, habría que preguntárselo a él, interpretaciones se pueden hacer a centenares, pero pensar que Lao Tse sabía ya que la materia se compone de átomos… quien sabe, por esa época en Grecia había gente que pensaba lo mismo, y así lo llamaron, “átomo”, aunque su idea de eso no era exáctamente lo mismo que hoy consideramos átomo, de hecho “átomo” significa “indivisible”, y fíjate que hoy estamos hartos de dividir el átomo por fisión o por fusión o por reacción. Aunque eso es un tema que afecta a la ciencia, no a la religión, que trata de otra cosa, como por ejemplo si dividir el átomo para matar a cientos de miles de personas puede ser moralmente justificable o no.

      Me gusta

  4. Cientos, miles de fragmentos de papiros y manuscritos, sin duda auténticos. Pero la pregunta es ésta: ¿en alguno de ellos se menciona el nombre JESÚS? No pregunto si se menciona el nombre “Cristo”, sino, reitero, ¿estos documentos, en algunos de ellos se menciona el nombre de JESÚS?. Lo pregunto porque Jesús existió, pero no como hijo de DIOS, NO COMO UNA DIVINIDAD. La prueba de que Jesús era el Cristo, tiene que estar en esos documentos, en esos papiros, en esos manuscritos, para que se pueda rebatir la idea de que Constantino inventó la divinidad de Jesús. No nos olvidemos que citar a los apóstoles, no prueba la divinidd de Jesús, porque también se dice que los evangelios canónicos fueron inventados en Roma en el años 303 y en adelante, hasta el 325 D.C. Reitero, la única evidencia que pudiera existir sobre la divinidad de Jesús, es que se lo mencione en los papiros y manuscritos de Nag Hammadi y en los del Mar Muerto. Si este nombre no aparece en esos documentos, la versión de que Jesús fue exaltado falsamente al carácter de Hijo de Dios en Roma por Constantino cobra más fuerza.-

    Me gusta

    • Si según tú Jesús fue divinizado por Constantino, entonces basta tener evangelios escritos antes del siglo IV para demostrar que no es así. Son cientos de fragmentos y papiros. Algunos fragmentos contienen partes muy extensas de los evangelios, incluido el famoso papiro 75, que tiene los evangelios de Lucas y de Juan casi enteros. Y sí, el nombre de Jesús aparece montones de veces, y su divinidad tan fielmente expresada como si lo lees en un evangelio de hoy.

      Los pergaminos del Mar Muerto son escrituras judías, no cristianas, y pertenecen al Antiguo Testamento, no al nuevo, así que no hay allí nada que buscar sobre Jesús, como tampoco encontrarás nada sobre Jesús en el Libro Tibetano de los Muertos. Pero rechazar los evangelios canónicos porque “también se dice” fueron inventados en Roma en el siglo IV es aceptar con placer cualquier bulo que nos venga bien aunque ello suponga ir contra cualquier rigor científico. Ningún estudioso bíblico, creyente o ateo, puede afirmar que exista alguna duda sobre si los evangelios se escribieron en el siglo IV o antes, aunque sólo sea porque antes de ese siglo tenemos ya restos más pequeños o más grandes de todos los libros del Nuevo Testamento.

      Los manuscritos de Nag Hammady no son escritos cristianos, son gnósticos, que es una religión sincrética que vino de Persia y se mezcló con otras religiones, entre ellas el cristianismo, dando lugar a un cristianismo gnóstico (entre otras religiones) que interpreta el cristianismo a su modo, y no de forma uniforme sino que hay diferentes corrientes, por ejemplo algunos escritos gnósticos niegan que Jesús fuera Dios, pero otros niegan que Jesús fuera hombre y defienden la idea de que vino al mundo pero bajo la apariencia humana, como un fantasma.

      Pero no sufras, digan lo que digan los gnósticos, los cristianos o los tibetanos, si quieres pensar que Jesús no era Dios no hay nadie que te impida hacerlo. Lo que no puedes hacer es pensar que Jesús es un invento de nadie, o que su divinidad fue fabricada en tiempos de Constantino. Si quieres pensar que eso se fabricó, tendrás que remontarte al siglo primero para ello, porque de ese siglo ya tenemos documentos en donde se habla de Jesús como Dios, y documentos donde se habla de que había gente que creía que Jesús era Dios. Además, sería poco creíble pensar que todos los miles de cristianos asesinados antes de Constantino por su fe en Jesús, dieron su vida por seguir las enseñanzas de un filósofo. Ellos murieron porque les obligaban a quemar incienso ante las estatuas del César en señal de adoración. Si lo único que ellos hacían, según tú, era seguir a un filósofo ¿cuál era el problema? podían seguir adorando a sus dioses igualmente, y desde luego, nadie da su vida por una filosofía, o al menos no miles de personas y familias enteras.

      Me gusta

  5. Romanos 9:5 de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, EL CUAL ES DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS, bendito por los siglos. Amén.

    Juan 5:18 Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose IGUAL A DIOS.

    Filipenses 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser ” IGUAL A DIOS ” como cosa a que aferrarse,

    Hebreos 1:8 Mas del Hijo dice: TU TRONO, ” OH DIOS “, por el siglo del siglo;
    Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

    Salmos 45:6 TU TRONO, ” OH DIOS “, es eterno y para siempre;
    Cetro de justicia es el cetro de tu reino.

    JESUCRISTO JUNTAMENTE CON EL PADRE Y EL ESPÍRITU SANTO ES DIOS

    (Elohim, plural para Dioses)

    ¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!

    Me gusta

Responder a cesar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .