Entonces el limbo ¿existe o no existe?


Este caso es especialmente interesante no sólo por el asunto teológico que implica, sino sobre todo por el enorme revuelo mediático que creó en el 2007 y el daño que hizo a la Iglesia y a muchos católicos.

ARGUMENTO: La Iglesia decía antes que el limbo existía y ahora dice que no existe. ¿Se cree el papa que puede crear y destruir limbos a su antojo en el Más Allá? ¿Mentía la Iglesia antes o ahora, y miente en más cosas? Un buen ejemplo de que los católicos y los cristianos en general creen en una religión irracional e inventada.

APOLOGÍA

Veamos qué podemos decir ante tales incorrectas acusaciones y comprenderemos por qué todo este revuelo del limbo proviene precisamente de un querer razonar en exceso. Según nos dice el Nuevo Testamento, para entrar en el cielo es necesario el bautismo (entre otras cosas). Este asunto de la salvación sin duda merece un artículo propio y lo tendrá, y también el tema del bautismo de niños, pero ahora nos vamos a centrar simplemente en las consecuencias de esta doctrina para los niños muertos sin bautizar. Es interesante también tener en cuenta que el destino de la gente buena que muere sin haber conocido a Jesús podría ser el mismo, así que podríamos estar hablando del destino de millones de personas, incluida la gente que ha sido educada en el ateísmo y  rechaza a Jesús porque no ha tenido la oportunidad de conocerlo bien (salvo a través de caricaturas y estereotipos falsos) e igualmente gentes de otras religiones en idéntica situación.

Existen tres tipos de bautismo: el normal (el del agua), el de la sangre (mártires que mueren antes de ser bautizados) y el del deseo (catecúmenos sinceros que mueren antes de recibir el deseado bautismo). También se dice que Dios establece los sacramentos pero “no está limitado por ellos”, lo que traducido coloquialmente sería algo así como que el dueño de la discoteca exige invitación para dejar entrar, pero como es el dueño, también puede dejar entrar a quien considere, según su criterio, aunque no tenga invitación.

Partiendo de estas verdades doctrinales, se ha especulado con la idea de que el feto que muere en el vientre de su madre, sin bautizar, podría ir al cielo por un “bautismo de deseo” transferido por parte de la madre que deseaba bautizarlo cuando naciera. Esa misma transferencia podría también producirse cuando el niño es demasiado pequeño para elegir, siempre que la madre tuviera intención de bautizarlo pronto pero el niño se muere antes.

Otras especulaciones no fueron tan optimistas. San Agustín opinaba que estos niños iban al infierno (si sólo hay cielo e infierno, si no pueden entrar al cielo tendrán que ir al infierno), pero allí su castigo sería “más suave” (ahora nos preguntaríamos, ¿castigados por haber hecho qué?). A partir de aquí esa hipótesis se fue suavizando drásticamente con el paso del tiempo. Santo Tomás de Aquino ya dice que no puede ser que esos niños inocentes vayan al infierno ni que sean castigados sin tener culpa ninguna. Si no pueden entrar en el cielo entonces tiene que existir otro lugar, pero no hay otro lugar. Este dilema lo resolvió diciendo que iban a una región situada “al borde” del infierno (en latín borde es “limbus”). Así nació la idea del Limbo. También se dijo que no sufrían por la falta de visión beatífica puesto que, no teniendo noticia de su existencia, no la echaban de menos. Y más tarde se les atribuyó una especie de “felicidad natural”, con lo que el “vestíbulo del infierno” más bien se convirtió en un “vestíbulo del cielo”.

Pero el hecho es que la Iglesia nunca ha definido como dogma de fe la existencia de dicho “limbo de los niños”; y hoy los teólogos lo rechazan mayoritariamente, dando por supuesta la salvación eterna de tales niños. El mismo Cardenal Ratzinger (luego papa Benedicto VI), cuando era Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, declaró:

«El limbo no ha sido nunca definido como verdad de fe. Personalmente -hablando más que nunca como teólogo y no como Prefecto de la Congregación- dejaría en suspenso este tema, que no ha sido nunca nada más que una hipótesis teológica».

Sin embargo en el 2007 el tema del limbo, que parece que ya sólo interesaba a los teólogos, y no mucho, adquiere una sorprendente relevancia internacional y se convierte en un ejemplo de la falta de información y, aún peor, la tremenda desinformación a la que los cristianos de hoy estamos sometidos. El limbo hace titulares de prensa en todo el mundo, países católicos y no católicos por igual. Los titulares dicen en tono de guasa que la Iglesia –o el papa- “cierra el Limbo”, e inmediatamente los no creyentes e incluso los no católicos lo utilizan para burlarse de los católicos. Y muchos católicos, confusos e incluso avergonzados, aguantan el chaparrón como pueden, o incluso lo consideran la gota que colma el vaso y abandonan su fe. Y es que, verdaderamente, ¿quién es el papa para poner y quitar limbos en el más allá? ¿y si ahora nos dicen que el infierno también es mentira? Igual podría ser mentira todo lo demás. Una de dos, o el papa se cree que es Dios, o la Iglesia católica miente, o al menos fabrica sus creencias sobre la marcha.

La mayoría de los cristianos actuales reciben su información (incluida la referida a su fe y a su iglesia) a través de los medios de comunicación, así que muy pocos se cuestionaron las afirmaciones sensacionalistas de los medios. La verdad es mucho más simple y no tiene absolutamente nada de novedad ni de polémica.

El limbo nunca ha sido doctrina oficial de la Iglesia, nunca, y menos aún, un dogma. Como hemos visto en nuestra crónica histórica, fue una hipótesis que lanzó San Agustín y modificó Santo Tomás en un intento personal por reconciliar dos ideas que le resultaban contradictorias o al menos de difícil encaje. Esa teoría tuvo éxito y se extendió. La Iglesia oficial la manejó como teoría, pero nunca la sancionó (al igual que la ciencia trabaja con teorías que parecen útiles aunque aún no hayan podido demostrar si son ciertas o falsas). La doctrina no cambia, porque la verdad no cambia, pero las teorías se pueden modificar para mejorarlas, y eso es lo que durante siglos ha hecho la Iglesia con la teoría del limbo. En el siglo XX la Iglesia, tanto oficial como de a pie, terminó por no aceptar que seres inocentes fuesen excluidos del cielo sin culpa alguna, y la teoría del limbo quedó abandonada. Pero el problema sigue ahí, y no tenemos una respuesta. Igual que San Agustín dio su respuesta personal, su opinión, la Iglesia actual también da una opinión diciendo que dichos niños probablemente se salven igualmente, pero que no puede afirmar categóricamente que sea así o al contrario, porque ni la Biblia ni la Tradición nos dicen nada sobre el tema. Ante esta situación, lo mejor que podía hacer la Iglesia (ojalá lo hubiera hecho desde el primer momento) es guardar silencio o expresar su esperanza de salvación basándose en la bondad de Dios y su amor por los niños.

Esto es precisamente lo que el papa Benedicto XVI quiso, aclarar la situación explicando la postura de la Iglesia al respecto. No estableciendo una nueva opinión, sino explicando a la gente cuál era la postura de la Iglesia. Con lo que no contaba el papa es con que su mensaje llegaría a la mayoría de los cristianos filtrado y manipulado por los medios de comunicación para convertir una noticia casi insulsa en un titular sensacionalista: “El Papa Cierra El Limbo” (así apareció en muchos periódicos de todo el mundo).

Por poner solo uno entre miles de ejemplos, copiaré aquí el principio del artículo que sobre el tema publicó el periódico español “El País” (uno de los periódicos más prestigiosos de habla hispana, y supuestamente uno de los más serios):

El papa cierra las puertas del limbo

Las puertas del limbo se cerraron ayer de forma definitiva. En adelante, los niños que mueran sin bautizar quedarán en manos de “la misericordia de Dios” e irán quizá al paraíso. La clausura del limbo comenzó con el catecismo publicado en 1992 por Juan Pablo II, un texto en el que no se citaba el misterioso lugar de frontera donde los niños “no gozan de Dios pero tampoco sufren”, en palabras del catecismo de san Pío X. Y ayer se hizo oficial, con la presentación de conclusiones de una Comisión Teólogica Internacional reunida en el Vaticano durante las pasadas semanas. (El País digital, 7 de octubre de 2006)

La conclusión tras leer el artículo es clara, el periódico anuncia, con cierta sorna, que ha habido un cambio de doctrina en el la Iglesia y que “en adelante”, los niños que mueran sin bautizar ya no irán al limbo como los anteriores, sino quizá al paraíso. Y todo ello se relata sin perder la sensación de seriedad en la retransmisión de la noticia. Y ahora veamos lo que realmente ocurrió:

El 19 de abril de 2007, siendo papa Benedicto XVI (anterior Cardenal Ratzinger), el Vaticano autorizó la publicación de las conclusiones de una comisión teológica internacional indicando que dicha conclusión está en consonancia con la doctrina de la Iglesia (o sea, que no la contradice). El documento dice:

Todos los factores que hemos considerado […] dan serias bases teológicas y litúrgicas a la esperanza de que los niños muertos sin bautismo estén salvos y gocen de la visión beatífica”.

El documento deja bien claro que el asunto del limbo es una hipótesis histórica y como tal debe ser tratado, y también deja bien claro que no es que la Iglesia ahora haya dado con la solución al problema, sólo que la hipótesis actual es mucho más esperanzada que antes, pero el problema sigue abierto y el documento afirma:

La teoría del limbo es entendida como un estado que incluye las almas de los niños que mueren con el pecado original [no lavado por el bautismo] y que, por tanto, ni merecen la visión beatífica ni tampoco merecen castigo alguno por no ser culpables de ningún pecado personal. Esta teoría, elaborada por los teólogos a principios de la Edad Media, nunca formó parte de las definiciones dogmáticas del Magisterio [de la Iglesia]. Sin embargo, el mismo Magisterio a veces mencionó esta teoría en sus enseñanzas ordinarias hasta el Concilio Vaticano II. Por lo tanto continúa siendo una hipótesis teológica posible”.

Por poner un ejemplo del revuelo de comentarios que esta malintencionada noticia produjo en internet, aquí copio un comentario de los usuarios de Yahoo!Respuestas:

“¿Por que la Iglesia determino que ya no existe el Limbo? , entonces que nos devuelva el dinero que nos cobro.En determinado momento la Iglesia solicito el pago de cierta cantidad de dinero para sacar del Limbo a los familiares fallecidos obteniedo Indulgencias . Wau nuevamente otro cambio … o no sera que como Pluton ya no es planeta La Iglesia no se quedo atras…. les gusta la publicidad”

A lo cual otro usuario responde:

Mira si iglesia determino que no existe el limbo es porque nunca a existido. porque yo creo que por muy que sea la iglesia no creo que tengan la autoridad para poner o quitar una cosa así. Y sobre lo que an cobrado por misas para sacar las almas de los difuntos del limbo pues es negocio como todo en esta vida.

Y otro más, responde

“no lo sabia, fijate”

Todos asumen sin dudarlo que la noticia de que la Iglesia quita el limbo es correcta, incluso el tercer usuario, que se entera ahí mismo, tampoco lo cuestiona. Un asunto así de grave y la gente acepta las noticias sin más. También es típico de la poca formación cristiana general el comentario que hacen sobre que la Iglesia ha cobrado por sacar familiares del limbo. Como hemos comentado, no se consideraba el limbo un lugar del que se pudiera salir y por tanto la Iglesia nunca cobró ni hizo misas por eso (por desgracia sí “cobró” en su tiempo en misas e indulgencias por acortar tiempo en el purgatorio, que es lo que aquí confunden).

¿Qué ocurre pues? Que la Iglesia se limita a aclarar que el Limbo es y siempre ha sido una teoría, no una doctrina, y que en realidad no sabemos qué pasa con esos niños, aunque confiamos en la bondad de Dios. Punto. Todo lo demás ha sido desinformación y confusión interesada.

Sirva este asunto como ejemplo de la fiabilidad que podemos dar a los medios de comunicación para informarnos, al menos en temas de fe. Si con un asunto tan poco relevante (para el público en general) y tan difícil de malinterpretar se puede hacer un circo mediático semejante, podemos esperarnos cualquier cosa.

Anuncios

13 thoughts on “Entonces el limbo ¿existe o no existe?

  1. Hola .
    Queria comentar que mi madre siempre me menciono que mi hermano mayor fallecio sin bautizo a los once dias de nacido y que por inocente se iba derechito al cielo . A si creci con esa creencia que los bebes no bautizados se van directo al cielo .
    Como sabes vengo instruyendome sobre la religion catolica y me lei un articulo muy muy interesante sobre el purgatorio , pero el autor dice ” ya nos quitaron el limbo , luego seguira el purgatorio ” .
    Al leerte que el limbo no es dogma de fe , me pregunto como no lo sabia ese bloguero catolico .
    Quiero preguntarte sobre el purgatorio en el cual yo creo , y se de una iglesia que tiene en Italia un museo con evidencias de las almas pidiendo ayuda .
    Cual es la postura de la iglesia referente a las apariciones de espiritus , mas concretamente de las almas de los dufuntos pidiendo ayuda ??
    Saludos cordiales .

    Me gusta

  2. Me felicito y te felicito por rdtr blog catolico de apologetica porque veo que sus temas y respuestas estan bien explicadas y razonadas, bueno para compartir con otros hermanos en la Iglesia. Gracias. El Señor los bendiga y la Santídima Virgen los acompañen.

    Me gusta

  3. dices:
    El limbo nunca ha sido doctrina oficial de la Iglesia, nunca, y menos aún, un dogma.

    y luego mas abajo…

    Sin embargo, el mismo Magisterio a veces mencionó esta teoría en sus enseñanzas ordinarias hasta el Concilio Vaticano II. Por lo tanto continúa siendo una hipótesis teológica posible”.

    entonces…
    nunca fue un dogma, pero fue parte de la doctrina oficial de la iglesia… se enseñaba y se creía…

    Me gusta

    • Dani, se ve que eres un lector reflexivo y analítico, y eso está muy bien, ojalá pueda seguir contando con tus habilidades de “proofreading” en el futuro. Pero en este caso no hay contradicción entre los dos pasajes que citas. Un dogma es cuando una doctrina oficial se declara solemnemente infalible e irrefutable para un católico, algo que nunca ha ocurrido con el concepto agustiniano de limbo. El Magisterio de la Iglesia a partir de San Agustín y sobre todo Santo Tomás, a menudo (aunque no unanimemente) ha aceptado y utilizado la idea tomasiana del santo y filósofo, pero siempre como una teoría plausible y convincente, según los argumentos ofrecidos por el santo. En la segunda cita que das pone “el mismo Magisterio a veces mencionó esta teoría” (“teoría”, que no doctrina) y aunque hoy esa hipótesis ya no tiene muchos defensores, tampoco tenemos forma de refutarla con claridad, pues tanto una postura como la otra presentan problemas de razonamiento, Sin duda porque nuestra comprensión del más allá y de la mente de Dios es inevitablemente limitada. Sería fácil para la Iglesia decidir el asunto por su mano y decantarse por una y otra opción, pero es una muestra de prudencia y sabiduría el decir “no lo sé” cuando algo escapa a tu comprensión, reconociendo que la verdad no depende de tu opinión ni de tus deseos ni de tus caprichos ni del espíritu de los tiempos. Pero “no lo sé” no quita para que podamos opinar, argumentar e hipotizar sobre esa idea. También en el texto decimos lo siguiente:

      “La Iglesia oficial la manejó como teoría, pero nunca la sancionó (al igual que la ciencia trabaja con teorías que parecen útiles aunque aún no hayan podido demostrar si son ciertas o falsas)”

      Espero que esto aclare tu duda sobre el aparente conflicto entre ambos pasajes, pero si no es así dímelo e intentaré aclararlo de nuevo o modificar el texto para evitar que otros también puedan encontrarlo contradictorio.
      un saludo Dani

      Me gusta

  4. este tema es impresionante. esa foto de ahí no es de un videoclub que se llama limbo? yo la había visto y pensaba que era diabólica una pregunta ¿por que los periodicos ponen esas publicaciones?

    Me gusta

    • Los periódicos hacen ese tipo de cosas por dos motivos:
      Si pensamos “bien”, porque solo buscan el sensacionalismo, por encima de la verdad.
      Si pensamos mal, porque atacar a la Iglesia, aunque sea con mentiras, está muy bien visto en parte de los medios de comunicación, sobre todo en algunos países.
      La imagen de la que hablas pertenece a un videojuego, creo que ruso, llamado “Limbo”

      Me gusta

  5. Mateo 19:13 Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron.
    19:14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.
    19:15 Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.

    Me gusta

Deje su comentario (será publicado aquí tras ser revisado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s