¿Hay una manera correcta de interpretar la Biblia?


Leyendo la Biblia - Sola ScripturaCatólicos y protestantes coincidimos en una cosa: la Verdad está en la Biblia. Entonces ¿por qué si todos tenemos la misma Biblia vemos en ella cosas tan diferentes? Incluso los protestantes no se ponen de acuerdo entre sí sobre cuál es esa verdad que está allí escrita. Esta situación de confusión ha empujado a más de uno al ateísmo al convencerse de que si los propios cristianos no son capaces de ponerse de acuerdo en cuál es la verdad, entonces la Biblia no sirve para nada. Copio aquí un fragmento que un ateo ha escrito en su blog, recordando la búsqueda de la verdad que realizó en la adolescencia y que tan patética le resultó:

… Así que para aclarar todo esto nos dirigimos a varias de las organizaciones religiosas cerca de nuestra zona. Visitamos la iglesia de la parroquia, templos evangélicos y adventistas, hablamos con amigos testigos de Jehová e inclusive hasta con Mormones. Pero parecía que ninguno de ellos se ponía de acuerdo sobre lo que decía la Biblia y que normas debíamos acatar y cómo. Allí surgió la mágica palabrita que enredaba todo y hacía que hubiesen tantas visiones e iglesias diferentes: “Interpretación Bíblica”. A cada persona de una corriente eclesiástica que le preguntábamos invariablemente nos respondían: “¡No!… ese versículo hay que interpretarlo”. Y me di cuenta que mientras más loco y absurdo pareciese el versículo, mas “interpretación” necesitaba. Claro, también pasaba lo contrario, algunos nos decían que tal o cual versículo era “literal” y que simplemente había que obedecerlo sin objetar. ¿Cuál era la verdad?, ¿Debíamos tomar los versículos Bíblicos literalmente? O ¿Debíamos interpretarlos?… y en el segundo caso: ¿Cuál de todas era la interpretación correcta?

Pero no se trata aquí de que los cristianos ofrecen miles de interpretaciones y la católica es una más entre esas miles. En realidad hay dos bloques, los católicos y todas las demás iglesias apostólicas (ortodoxos y orientales) por un lado, y los protestantes por otro. En el bloque católico-ortodoxo hay una sola interpretación (con raras excepciones), en el bloque protestante hay miles. De eso trataremos en este artículo. Veremos por qué hay tantas interpretaciones diferentes y razonaremos cómo hallar la interpretación correcta.

Los protestantes afirman que toda la Verdad necesaria para la salvación está en la Biblia y solo en la Biblia (doctrina de la Sola Scriptura). Ellos creen que un cristiano ferviente y devoto que pida sinceramente la ayuda del Espíritu Santo, es capaz de interpretar la Biblia sin error y encontrar en ella la Verdad. Consideran que los católicos seguimos “tradiciones humanas” porque no interpretamos la Biblia por nuestra cuenta sino que aceptamos la interpretación que nos da nuestra Iglesia. Conociendo las herramientas que se utilizan para interpretar un texto bíblico podremos entender mejor por qué hay tanta diversidad de resultados y por qué cuando un protestante le intenta convencer a usted de tal o cual interpretación, puede resultar convincente y al mismo tiempo estar totalmente equivocado.

Para ello vamos a definir seis maneras de razonar que se usan constantemente en las interpretaciones bíblicas. No son maneras erróneas por sí mismas, pero tampoco son en sí mismas garantías de verdad, así que a partir de un texto bíblico y utilizando estas seis herramientas lo mismo podemos encontrarnos con la verdad que caer en un disparate. La solución no sería el no aplicar estas herramientas, porque entonces no podemos interpretar, sino aplicarlas de manera que evitemos conclusiones erróneas. Eso lo veremos al final.

Índice
– Herramientas de interpretación
A- Generalización
B- Extrapolación
C- Adición por similitud
D- Exclusión
E- Deducción
F- Alegoría
– El dilema
– Cómo resolver el dilema
– Conclusión

Católicos y protestantes usan estas herramientas porque son elementos del pensamiento humano en general. Sin embargo hay una diferencia muy grande entre cómo las aplican unos y otros. Primero veremos de qué manera estas herramientas pueden llevarnos al error, y luego veremos cómo conseguir depurar el error para quedarnos solo con la verdad. Pero cuando uno tiene convicciones profundas, es difícil hacerle ver que un razonamiento suyo no es correcto, así que para que resulte mucho más claro vamos a ver estas herramientas funcionando en un contexto bíblico pero también en un contexto no bíblico.

.

SEIS HERRAMIENTAS HABITUALES DE INTERPRETACIÓN

.

A- GENERALIZACIÓN – Consiste en suponer que un rasgo aplicado a una persona o situación sirve igualmente para todas las personas o situaciones.

Antonio es muy pobre y sus hijos pasan hambre. Le hice un gran favor y él quiere agradecerlo, así que un día me regala una gallina. Yo no le acepto el regalo. Al día siguiente me regala un reloj de oro robado. Yo no le acepto el regalo. Al día siguiente me regala un caballito de madera que él mismo ha tallado de un tronco. Le acepto el regalo encantado.

Si este pasaje fuera bíblico y Antonio fuera Abraham y yo fuera Dios, sería frecuente que muchos usaran este texto como prueba de que a Dios no le gusta que le ofrezcan sacrificios de animales ni objetos robados, pero le encanta que le regalen cosas de madera. Eso sería generalizar: Como con Antonio ocurrió así, igualmente ha de ocurrir con cualquier persona en cualquier situación.

En ese argumento hay tres generalizaciones. La primera es un error; yo no rechazo la gallina porque no acepto animales, sino porque Antonio necesita dar de comer a sus hijos y yo no quiero matarles de hambre, pero si alguien sin necesidades me regalara una gallina yo la aceptaría agradecido. La segunda es un acierto; yo no acepto regalos robados en ninguna circunstancia, ni de Antonio ni de nadie. La tercera es un error parcial; yo he aceptado un regalo de madera, pero no por el hecho de que sea de madera sino porque es un regalo que no fue robado ni le supuso a Antonio despojarse de lo poco que tenía. Así que las generalizaciones no son de entrada ni correctas ni incorrectas, simplemente no sirven por sí mismas para demostrar nada.

EJEMPLO BÍBLICO

Uno de los 10 mandamientos entregados a Moisés dice que hay que santificar el sábado. Esto no afectó a los hebreos anteriores al pacto con Moisés ni tampoco afecta a los cristianos, posteriores al nuevo pacto de Jesús, que celebramos el día santo en domingo por ser cuando Jesús resucitó. Los adventistas sin embargo consideran que ese mandamiento no solo afecta a los judíos del pacto mosaico, sino a todos, así que ellos creen que los cristianos debemos santificar el sábado y no el domingo. Los demás protestantes no aceptan esta generalización, pero sí la aplican a otro de los 10 mandamientos, el que prohíbe hacer imagen alguna de persona, animal o cosa. Solo lo aplican parcialmente, pues si esa imagen no es para adorar entonces sí la aceptan (aunque hay alguna iglesia evangélica que reclama la prohibición total). Su razonamiento es el mismo que el de los adventistas con el sábado pero lo aplican a este mandamiento y no al otro. Los católicos consideran que esa prohibición también quedó derogada en el nuevo pacto porque la encarnación de Jesús hizo que lo invisible se hiciera visible y por tanto representable, y si Jesús, que es Dios, puede ser representado, con mayor motivo cualquier otra cosa o persona. También ordenó Dios a Abraham la circuncisión y sin embargo ni adventistas ni protestantes la consideran vigente para los cristianos, aunque hay una denominación de corte judaico que sí cree que sigue vigente para nosotros.

En el ejemplo de Antonio y yo, la manera de saber qué elementos se pueden generalizar y cuáles no es preguntarme a mí. Pero en el tema de los mandamientos no podemos preguntarle a Dios, así que cada uno saca sus propias interpretaciones, y ese mismo problema lo tendremos con el resto de herramientas que veremos a continuación.

.

B- EXTRAPOLACIÓN – Si una cosa es cierta en esta circunstancia, también lo será en esa otra.

Por ejemplo, soy hombre y voy a un país de África en misión oficial. Me recibe el alcalde del pueblo con un abrazo, y su hijo me da otro abrazo. Me conmueve lo acogedora que parece esta gente.

En esos primeros momentos mi única experiencia de saludo y acogida en esa extraña cultura es el abrazo que he recibido del alcalde y su hijo. Al poco rato entra en la habitación su esposa y su hija. Yo no sé cuál sería la forma adecuada de saludarles a ellas, pero como algo tengo que hacer, decido extrapolar el saludo aprendido y aplicarlo también a ellas. Me levanto y les doy un buen abrazo a cada una. Ellas ponen cara de horror, los hombres se tensan, el aire casi se puede cortar. Está claro que he metido la pata, la extrapolación aquí ha fallado. Pero eso no lo podía saber yo. En España puedes dar dos besos para saludar a una desconocida que te acaban de presentar, eso mismo en Japón sería impensable. En Marruecos un nuevo amigo puede tomarte de la mano al andar por la calle, eso en Inglaterra sería impensable. Al enfrentarnos a lo desconocido o nos paralizamos o nos arriesgamos y aplicamos reglas como la generalización y la extrapolación, y luego observamos las consecuencias para ver si hemos acertado o no. Pero hacer eso mismo al interpretar la Biblia puede tener graves consecuencias, pues si metemos la pata no tendremos ese feedback posterior que nos diga si hemos acertado o no, así que nuestras interpretaciones serán suposiciones, pero no certezas. Lo cierto es que en la mayoría de los pasajes bíblicos, no podemos saber si lo que se dice en esa escena es extrapolable a otras situaciones (y a cuáles) o se refiere solo a una circunstancia muy concreta.

EJEMPLO BÍBLICO

En el Concilio de Jerusalén, los apóstoles ordenan a todos los cristianos “abstenerse de la sangre”: “Abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de lo ahogado y de la fornicación [= sexo fuera del matrimonio].” (Hechos 15:28-29)

Los testigos de Jehová consideran esa prohibición vigente y por eso se niegan a hacerse transfusiones. Esta idea de abstenerse de la sangre proviene del Levítico, y allí vemos claramente que se trata de alimentación (abstenerse de comer o beber sangre o animales que no han sido desangrados). Si los apóstoles no especifican el contexto es porque en aquellos momentos todos saben perfectamente a qué se refiere lo de la sangre.

Por eso les digo: Ninguno de ustedes deberá comer sangre, ni tampoco deberá comerla el extranjero que viva entre ustedes. (Levítico 17:10)

Los Testigos de Jehová hacen una extrapolación de este precepto, lo sacan de la alimentación y lo trasladan a la medicina, y como consecuencia de ello se niegan a hacerse transfusiones de sangre porque creen que con ello están violando el mandato divino. Algunos se niegan no solo a comer morcilla, hecha con sangre, sino incluso filetes poco hechos. El resto de cristianos, protestantes incluidos, ya ni siquiera seguimos este mandato en la comida, pues los apóstoles terminaron por derogarlo, o al menos esa es la interpretación que damos a pasajes como estos de las cartas paulinas en Colosenses 2:16 y 1 Timoteo 4:3-6Pues todo cuanto Dios ha creado es bueno, y nada hay que sea pernicioso si se come dando gracias“. Al margen de que estamos simplificando el argumento, estas citas tampoco son 100% concluyentes, pues no hablan en concreto de “comer sangre” y siempre es posible interpretar que está rechazando el concepto de animales impuros, pero no el de la sangre en sí. Por eso mismo un testigo de Jehová puede usar la Biblia para defender su postura, aunque ello le suponga chocar de frente con casi todos los demás cristianos. Si solo nos quedamos con la Biblia, este asunto, igual que muchos otros, se convierte en un callejón sin salida y termina por ser una cuestión de opinión sin nada que se pueda demostrar con absoluta certeza. Y lo mismo ocurre con todas las herramientas en mayor o menor medida. Veamos otra.

.

C- ADICIÓN POR SIMILITUD – Esto consiste en añadir elementos a un grupo basándose en la similitud. El problema de esto es que todo lo que sea añadir es modificar el grupo original, y además el concepto de similitud es muy relativo y personal, lo que para una persona es muy parecido para otra puede que sean cosas totalmente diferentes. A veces el añadido refuerza la idea original, y a veces la modifica o incluso desvirtúa.

Por ejemplo, se nos dice que Luisa, soltera de 20 años, es una mujer maravillosa, buena, trabajadora, inteligente, sensata, simpática, divertida, habilidosa y ocurrente, llena de virtudes.

Yo leo ese pasaje, me hago mi propia imagen mental de esa Luisa increíble y por similitud añado cualidades que me parece a mí que estarían en perfecta armonía con ese conjunto. A una mujer tan perfecta me la imagino hermosa. Ese rasgo no está ni explícito ni implícito en el texto original, pero para mí es natural suponerlo. Si Dios la ha adornado con tantas virtudes positivas, las otras cualidades que no menciona seguro que también son positivas.

Esta herramienta puede dar lugar a interpretaciones muy diferentes. Por ejemplo, dependiendo de mis valores y mi cultura, yo podría añadir por similitud la idea de que si Luisa es tan estupenda y virtuosa, y está soltera, sin duda tiene que ser virgen. Otra persona que considere la virginidad como una imposición machista del pasado y propio de mujeres frustradas o poco agraciadas estaría segura de que si Luisa es tan estupenda y todos la adoran, sin duda no puede ser virgen. Por cierto, inadvertidamente acabo yo de hacer otra adición aquí, he añadido que “todos la adoran”, pero eso no estaba en el texto original, lo he supuesto yo porque si tantas virtudes positivas tiene, sin duda todo el mundo la debe adorar. Pero ahora imaginemos el desgraciado caso de que Luisa, de raza negra, vive en un país super-racista. Ella sería estupendísima pero todo el mundo la despreciaría. Un buen ejemplo de cómo la técnica (muy humana) de adición por similitud nos puede llevar al acierto o igualmente llevar al error.

EJEMPLO BÍBLICO

San Pablo nos enumera 9 dones del Espíritu Santo (1 Corintios 12:8-10): sabiduría, conocimiento, fe, curación, milagro, profecía, discernimiento, lenguas, interpretación de lenguas. Muchos protestantes utilizan este pasaje como apoyo a su idea de que el Espíritu Santo les ilumina para interpretar la Biblia correctamente. Lo que hacen es partir de las ideas de “sabiduría, conocimiento, discernimiento, interpretación” y por similitud añaden un don nuevo: “infalibilidad en la interpretación de las escrituras”. Ahora lea el texto original y observe si por algún lado aparece ese nuevo don de la infalibilidad bíblica:

El Espíritu da a uno la sabiduría para hablar; a otro, la ciencia para enseñar, según el mismo Espíritu; a otro, la fe, también el mismo Espíritu. A este se le da el don de curar, siempre en ese único Espíritu; a aquel, el don de hacer milagros; a uno, el don de profecía; a otro, el don de juzgar sobre el valor de los dones del Espíritu; a este, el don de lenguas; a aquel, el don de interpretarlas.

La única interpretación de la que se habla es la de lenguas, no la de textos bíblicos, y por mucho que un hombre sea sabio eso no le garantiza una interpretación correcta de las escrituras, pues como estamos viendo, el problema de fondo es que para entender un texto siempre hay que hacer suposiciones sin garantías de acertar. Alertados por el mal uso de la Adición, parece aquí claro que esta cita de ningún modo se puede utilizar como demostración de que un cristiano puede leer la Biblia con infalibilidad. Tampoco es que lo esté negando, simplemente que este texto no demuestra nada en ese sentido, no habla de eso.

.

D- EXCLUSIÓN- Este es el procedimiento contrario al anterior, y casi siempre conduce al error. Consiste en suponer que un texto no solo afirma lo que en él se dice, sino que además excluye algo porque allí no se dice. Es quizá el error más aparatoso y no lo cometemos demasiado en la vida “normal”, pero es muy frecuente en las interpretaciones bíblicas protestantes. Veamos un ejemplo.

Mi instructor me ha dicho que para aprender a conducir bien, es necesario mantener la calma y no ponerse nerviosos ni alterarse continuamente.

No creo que nadie vea nada raro en esta afirmación, parece correcta. Como nosotros conocemos bien en qué consiste la conducción, todos sabemos que además de mantener la calma es necesario aprender las normas de circulación, el funcionamiento de los elementos del automóvil y sobre todo practicar mucho. Esos otros factores que son incluso más importantes que el arriba citado, no están en esa afirmación, pero esa afirmación no los excluye, simplemente no los menciona. En realidad si no los menciona es precisamente porque son más importantes y se dan por sentados, no hace falta decirlos. Pero si esa frase fuera bíblica y no supiéramos qué es eso de la conducción, muchos dirían que para conducir bien solo se necesita una cosa: estar relajado, pues esa frase lo dice muy claramente y no se puede dudar, pues Dios no miente. No, si quien ha dicho esa frase no mentía, simplemente está dando por sentado cosas que su oyente conoce perfectamente.

VARIANTE: Exclusión general

La herramienta de exclusión no solo se puede aplicar a un texto concreto, sino que los protestantes la aplican sistemáticamente a la Biblia entera. “Lo que no está no existe” (a nivel de religión) es lo que genera el constante estribillo de “¿Dónde está eso en la Biblia?”. Para un protestante, si algo no aparece claramente en la Biblia entonces no tiene cabida en el cristianismo, al menos en teoría, y de un plumazo rechazan muchas cosas del catolicismo porque no aparecen en la Biblia, o al menos no aparecen con claridad y con las mismas formas actuales. Por eso es frecuente oír a protestantes decir que el papado no tiene base bíblica porque en la Biblia nunca se menciona al papa, e igual con el rosario y otras muchas cosas. Eso es llevar la exclusión un paso más allá, y los teólogos protestantes no siempre van tan lejos, pero entre los protestantes de a pie sí es muy frecuente llevar la exclusión tan lejos como para negar la validez de cualquier cosa que no aparezca explícitamente en la Biblia. Rectifiquemos, la validez “de cualquier cosa católica” que no aparezca explícitamente en la Biblia porque también ellos tienen creencias o costumbres que no están en la Biblia, como por ejemplo “la Trinidad” o la doctrina de la Sola Scriptura o la Sola Fides y muchas cosas más.

VARIANTE: Exclusión radical

El suponer además que cuando una cosa no está en la Biblia es automáticamente opuesta a la Biblia (antibíblica) es otra variante radical de la herramienta de exclusión. Según esto, todo lo que no aparece en la Biblia no solo no es parte del cristianismo sino que además va en contra del cristianismo. De nuevo esta herramienta no es muy usada por los teólogos protestantes pero es muy frecuentemente usada por los protestantes de a pie, aunque solo cuando se trata de aplicarla a los católicos.

Por ejemplo, según el principio de exclusión general el rosario católico no sería un elemento cristiano porque no aparece en la Biblia. Cierto que se usa para rezar, pero dejando aparte la polémica sobre María, da igual que se utilice para hacer oraciones cristianas, lo importante para ellos es que ese “artilugio” no puede formar parte del cristianismo porque no aparece en la Biblia, así que su valor es nulo.

Pero según el principio de exclusión radical, se va un paso más allá. El rosario no solo es un objeto inservible que nada tiene que ver con el cristianismo, sino que como no aparece en la Biblia, entonces se convierte en un objeto antibíblico y pagano, o sea, rezar el rosario no solo no sería de utilidad, sino que es un elemento de condenación, un instrumento de Satanás creado para la perdición de las almas (son ideas textuales que a menudo nos dicen). Y todo porque en la Biblia no aparece. Por eso hay protestantes que van más allá y rechazan la doctrina de la Trinidad porque no aparece explícitamente en la Biblia, o rechazan la música o las velas en las celebraciones religiosas porque en la Biblia no aparecen. A la hora de decidir con qué intensidad se aplica la exclusión, cada denominación es libre de ser tan radical como desee, así que lo que para unos es aceptable para otros es anatema, aunque ninguno aplica este principio al 100%, sería imposible, entre otras muchas cosas habría que prohibir a los hombres asistir al culto con pantalones, pues ese es claramente un elemento “antibíblico”, o leer la Biblia en libro o formato electrónico, pues en la Biblia los textos sagrados solo se leen en rollos.

EJEMPLO BÍBLICO

Cuando un protestante interpreta la Biblia por su cuenta, es muy frecuente que aplique la herramienta de exclusión y suponga que lo que no se menciona es porque se niega. Lo que se hace con ello es afirmar que “lo que no está no existe”. Como además el lector moderno no suele estar familiarizado con la cultura de aquella época, se limita a interpretar lo que lee, sin saber nada más que lo que allí está escrito. Veamos un ejemplo práctico:

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. (Romanos 5:1)

Un protestante suele usar esta cita para “demostrar” que nos salvamos por la fe y no por las obras (Sola Fide). Pero en realidad este caso es exactamente el mismo que el del coche arriba mencionado. San Pablo está ahí diciendo que la fe nos salva (también lo afirmamos los católicos), pero no está diciendo que las obras no nos salvan, para llegar a esa conclusión tenemos que aplicar la herramienta de la EXCLUSIÓN. Esa cita solo habla de la fe, para saber si las obras salvan o no o si son más o menos importantes que la fe, tendríamos que recurrir a otros textos bíblicos que hablen sobre las obras, pero esta cita por sí misma no demuestra nada sobre las obras, y sin embargo se usa frecuentemente para intentar demostrar que las obras no sirven para salvarse. En este caso tenemos muchos textos que afirman que las obras sí nos salvan, como por ejemplo “¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso esa fe puede salvarlo?” (Santiago 2:14). Aquí claramente se ve que la fe, sin obras, no sirve de nada. Podríamos suponer por tanto que las obras, sin fe, tampoco sirven, pero eso sería una extrapolación hecha sobre la afirmación de Santiago. Otros textos habrá que traten el asunto, y si no los hubiera, igualmente no podemos forzar en un texto significados que no están en él.

.

E- DEDUCCIÓN- Consiste en sacar una conclusión a partir de lo que el texto dice (si A y B, entonces C). Esta herramienta no solo es frecuente, sino que además es muy necesaria para entender un texto, y a menudo nos ayuda a encontrar la verdad del texto. El problema es que como siempre, esta herramienta por sí sola no garantiza la verdad. Si tuviéramos todos los datos (contexto completo de la situación, contexto histórico y cultural, contexto literario, etc. etc.) podríamos sacar una conclusión muy probablemente válida, pero incluso los eruditos expertos en Biblia nunca tienen todos los datos de todos los contextos y en cualquier caso siempre faltaría saber un dato clave más: la intencionalidad del autor. Así que existe la posibilidad de que una deducción aparentemente correcta nos lleve a una conclusión equivocada, o bien porque no disponemos de datos clave o bien porque la deducción no se hace de forma correcta. Veamos ejemplos evidentes de ambos casos.

DEDUCCIÓN CON FALTA DE DATOS

Un día llegué a una mansión victoriana a entrevistarme con el dueño, ya mayor. Mientras admiraba la belleza del edificio y los jardines que le rodeaban el señor me explicó que esa casa había pertenecido a su padre, al padre de su padre y así durante tres siglos. Yo, tal vez con poco tacto, añadí “y pertenecerá a sus hijos y a los hijos de sus hijos”. Entonces él con la mirada ensombrecida murmuró “Yo no tengo hijos”.

Está claro, ¿no? Ese señor no tenía hijos, lo dijo él mismo con toda claridad, no hay ahí nada que interpretar, solo información directa y evidente. Sin embargo más tarde supe que sí tenía un hijo, el cual había abandonado los estudios para fugarse con una mujer casada y vivía en una comuna instalada en un bosque de Escocia. El padre desheredó al hijo y desde ese día renegó de él. Como no sabía ese contexto, interpreté las palabras del padre de forma literal, ni siquiera era consciente de estar aplicando una deducción, pues la afirmación del padre en apariencia era algo que no necesitaba interpretación. Estas deducciones que ni siquiera nos parecen deducciones, son las más peligrosas, pues parece que solo existe una interpretación posible.

Alguien puede decir que en la Biblia nunca hallaremos nada semejante porque Dios no pretende engañarnos. Se equivocan. La afirmación de ese señor a mí me confundió porque no sabía nada de él. Sus amigos y vecinos sin embargo sí conocían su historia, así que cuando este señor les decía “yo no tengo hijos”, todos entendían perfectamente lo que quería decir, a nadie engañaba. El que resultó engañado fui yo por no conocer sus circunstancias. Así mismo en la Biblia los escritores sagrados están dirigiéndose a unos lectores concretos, y estos lectores ya comparten mucha información con el escritor, así que los textos a veces pueden decir cosas que la gente de aquella época entiende perfectamente pero que nosotros, que no tenemos esa información compartida, no entendemos ya. Si solo tuviéramos la Biblia entonces esa información presupuesta se habría perdido por completo, pero más adelante veremos que no es así, que esa información no escrita sí se ha conservado, y los católicos la usamos. No podría Dios dejarnos sin todos los recursos necesarios para entender perfectamente su verdad.

DEDUCCIÓN INCORRECTA

Un ejemplo sencillo de deducción incorrecta podría ser el siguiente: En este país los hombres llevan el pelo corto y las mujeres llevan el pelo largo. A mi lado pasa alguien con el pelo largo, luego es una mujer. Cierto que no tiene pechos pero… lleva el pelo largo luego es una mujer. Cierto que tiene barba y la voz ronca y facciones angulosas pero… lleva el pelo largo luego es una mujer.

Un ejemplo muy básico, puede que nadie cayera en ese error, pero para ver en qué consiste este mecanismo nos sirve. En el ejemplo anterior, a pesar de que hemos visto que todos los hombres llevan el pelo largo, es obvio que ese caso que nos encontramos debe de ser una excepción a la norma, y sería absurdo ignorar la excepción y seguir apegados a la norma a pesar de que la evidencia lo contradice. En realidad errores así de grandes no son tan infrecuentes cuando se trata de utilizar citas bíblicas para demostrar tal o cual doctrina. Veremos ejemplos reales más abajo.

EJEMPLO BÍBLICO

La Biblia habla varias veces de los “hermanos de Jesús”. No parece que esa frase necesite nada que interpretar, si Jesús tiene hermanos es que tiene hermanos, y la deducción lógica es que María tuvo varios hijos y por tanto no fue virgen “antes, durante y después” de nacer Jesús. Pero tal interpretación supone una falta de datos de tipo cultural y lingüístico. En oriente medio (incluso hoy en día) a menudo se llamaba “hermanos” a todos los parientes de primer grado, incluidos los tíos y los primos, así que esa expresión podía referirse a hermanos carnales o también a primos carnales, ambas interpretaciones son válidas. Nos hallamos ante un error de deducción por falta de datos.

Ahora supongamos que esa expresión se refiere realmente a hermanos y no primos. Imaginemos que en otro sitio de la Biblia se nos hablara de “los hijos de María” (lo cual no ocurre), con lo que sabríamos que eran realmente hermanos de Jesús en nuestro sentido del término. Nuestra conclusión entonces sería que María no pudo ser virgen “antes, durante y después” del nacimiento de Jesús, puesto que tuvo más hijos. Pero esa conclusión sería otro caso de deducción con falta de datos. Entre los ortodoxos hay muchos que piensan que los llamados hermanos de Jesús eran verdaderamente sus hermanos, pero solo de padre, hijos de un matrimonio anterior de José, y por tanto hijastros de María. En tal caso la virginidad de María sigue intacta ¿verdad? Bueno, sí, pero siempre que aceptemos la idea de que el nacimiento de Jesús no afectó a esa virginidad, porque la Biblia dice que María era virgen cuando concibió a Jesús, pero podría haber perdido la virginidad durante el parto ¿no?, pues la Biblia nada menciona de eso y por tanto los protestantes usan aquí la exclusión para negarlo, aunque hasta no hace mucho también muchos de ellos lo defendían. Lo cierto es que hay interpretaciones para todos los gustos, y todos usan el mismo texto, pero haciendo deducciones diferentes. Solo una de esas interpretaciones puede ser correcta, y para saberlo no podemos apoyarnos solo en el texto porque el texto bíblico permite todas ellas, habrá que apoyarse en otra cosa.

En cuanto a la deducción errónea, como su propio nombre indica es problema de hacer un razonamiento que rompe las leyes de la lógica, una deducción mal hecha. Podríamos pensar que esto sería algo propio de gente poco inteligente, pero la convicción puede cegar a una persona que acaba viendo en un texto lo que quiere ver en lugar de lo que realmente hay, y podemos encontrarnos con alguien muy inteligente que en la Biblia hace deducciones que nunca haría en otros ámbitos de su vida. Usaré un ejemplo real de un comentario que han escrito en nuestro blog.

-> Así mismo nos enseña biblicamente en: Lucas 11:13 Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, >¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Biblicamente asi esta escrito en: 1 Corintios 2:10-11 Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios.… Observa: El Espiritu Santo conoce y todo lo escudriña aun las profundidades de DIOS, ¿lo que me quieres decir es que DIOS es un DIOS de desorden y de confusión, que por eso permitirá que algunos hombres pienses una cosa y otros otra y se confundan entre sí, para no poder llegar a la VIDA ETERNA PROMETIDA POR DIOS PARA TODO AQUEL QUE LO BUSCA Y CUMPLE SUS MANDAMIENTOS BIBLICOS?. ->Esta escrito en: 1 Corintios 14:33 porque Dios no es Dios de confusión, sino de paz,..

La discusión en curso era sobre si realmente el Espíritu Santo ilumina a todo el cristiano que se lo pide para poder interpretar la Biblia de forma infalible. Su opinión era que sí y la mía que no, que si en el protestantismo hay miles de interpretaciones diferentes es porque el Espíritu Santo no se ocupa de iluminar a cada uno para esa función. Los católicos creemos que el Espíritu libra a su Iglesia (la católica) de interpretaciones erróneas, pero esa protección va dirigida a la Iglesia, no a cada cristiano que lo solicite. Para demostrar su posición y rechazar la mía nuestra lectora, como buena protestante, recurre a una serie de citas bíblicas las cuales, según su interpretación, demuestran que el Espíritu ilumina en la infalibilidad a cualquier lector bíblico que se lo pida. Son esas tres citas que acabamos de ver, cada una expresa una idea:

1- Dios da el Espíritu Santo a quien se lo pida
2- Dios, por medio del Espíritu Santo, nos revela la verdad para que no caigamos en el error
3- Dios no es confusión

Con estas tres ideas nuestra lectora hace una deducción: Si pides el Espíritu Santo, Dios te lo dará. El Espíritu te revelará la verdad y evitará que pueda existir confusión, para que todos interpreten la Biblia según la verdad y no según el criterio de cada uno.

Supuestamente esas tres citas no solo demuestran que su postura es correcta sino que la mía (la católica) es falsa. Sin embargo esa deducción es errónea. En realidad esas tres citas demuestran que la postura católica es la correcta. Veamos.

1- Dios enviará al Espíritu a todo el que se lo pida: efectivamente, pero esa cita no explica cómo. Los protestantes creen que basta con pedirlo, los católicos creemos que es necesario una preparación y un sacramento, la Confirmación. Por tanto esta cita apoya igualmente la interpretación protestante y la católica.

2- El Espíritu Santo nos revela la verdad para que no caigamos en el error. Ciertamente, pero el contexto de esa cita no se refiere, como nuestra lectora pretende, a la interpretación de las escrituras, sino a la comprensión de los misterios de Dios, que es de lo que ese pasaje está hablando. Pero supongamos que la interpretación bíblica sí que quedara incluida en ello (que pudiera ser). Los católicos también pensamos que el Espíritu Santo evita que caigamos en el error doctrinal. La diferencia es que los católicos creemos que esa protección se da en la Iglesia como comunidad (por eso si una persona intenta interpretar la Biblia por su cuenta podrá caer en el error) y los protestantes creen que la inspiración se da en cada individuo que lee la Biblia. De nuevo nos encontramos con una cita que sirve igual para protestantes que para católicos.

3- Dios no es confusión. Con esto pretende nuestra lectora demostrar que no es posible que varias personas iluminadas por el Espíritu Santo puedan interpretar la Biblia de formas diferentes. Totalmente de acuerdo, pero si observamos la realidad veremos que aunque todos los protestantes afirman que el Espíritu Santo les ilumina al leer la Biblia, tenemos sin embargo miles de interpretación diferentes, o sea, tenemos confusión.

Y la conclusión correcta sería: puesto que Dios no es confusión, donde hay confusión no está la acción de Dios. Como es un hecho que los protestantes hacen interpretaciones muy diferentes de la Biblia (o sea, viven en la confusión), entonces está claro que Dios no está ahí iluminando a nadie para que encuentren la interpretación correcta. O sea, cuando uno decide interpretar la Biblia por su cuenta, lo hace con sus propios recursos, sin la ayuda de Dios. Por lo tanto la única posibilidad de que la cita 1 y 2 sigan siendo verdaderas es si suponemos que el Espíritu Santo nos libra del error doctrinal, sí, pero en el seno de la Iglesia, puesto que a nivel individual ya vemos que no. Y esa es la postura católica.

Y otro caso, de deducción errónea. Este argumento lo encontré en un vídeo protestante declarando lo absurdo de interpretar literalmente las palabras de Jesús en la Última Cena. El argumento básicamente era este:

1- Jesús dijo: “Tomad y comed porque este es mi cuerpo” (Mateo 26:26), “yo soy el pan vivo bajado del cielo, el que coma de este pan vivirá para siempre” (Juan 6:51)
2- Jesús dijo: “Yo soy la vid” (Juan 15:1), “Yo soy la puerta de las ovejas” (Juan 10:7)

Cuando Jesús dijo que era la vid o la puerta, evidentemente era una metáfora. Cuando dijo “este es mi cuerpo” o “yo soy el pan”, evidentemente era también una metáfora.

Me sorprendió encontrar un argumento tan defectuoso en un vídeo de tanta calidad. Si uno está de acuerdo con esa deducción, es probable que este razonamiento le parezca sólido y adecuado (así funcionamos los seres humanos), pero cuando no estás de acuerdo es muy fácil ver el fallo de lógica. Sería comparable a esto otro:

1- Antonio dijo “Yo soy un hombre”
2- Antonio dijo “Yo soy siempre el último mono”

Puesto que Antonio no es un mono y lo dijo en sentido figurado, cuando afirmó que era un hombre también lo dijo en sentido figurado.

.

F- ALEGORÍA – Consiste en utilizar imágenes simbólicas para describir una realidad. Es lo contrario a una interpretación literal.

Cuando ella me miró a los ojos todo mi cuerpo tembló y mi corazón se detuvo en seco. Mi estómago se llenó de mariposas y tambores atronadores sonaban en mis sienes. En un momento estaba clavado al suelo y al siguiente flotaba en el aire.

Todos entendemos sin problemas que esta descripción es metafórica, una alegoría. Sería absurdo interpretar estas palabras de forma literal. Pero cuando se trata de la Biblia la cosa cambia. Una cosa increíble puede ser real (Jesús caminando sobre las aguas) y una cosa de lo más normal puede ser metafórico (el prójimo es tu hermano). Por eso cualquier texto, sea fantástico o sea prosaico, es susceptible de ser interpretado literal o metafóricamente. Y este problema es una de las principales causas de separación doctrinal en los protestantes desde su inicio. Todos leerán la misma frase, pero basta con decir “esto es una alegoría” o “esto es literal” para acabar con doctrinas bien diferentes. Por eso un católico puede usar citas muy obvias sobre que el pan eucarístico es realmente el cuerpo de Jesús, y a un protestante le bastará con decir “eso es alegórico” para desestimar todas las pruebas. Y sin embargo más de un protestante te dirá que en el futuro aparecerá un dragón de 7 cabezas y obligará a todo el mundo a adorarle, porque así lo dice el Apocalipsis y así lo defienden los fundamentalistas americanos.

Un Testigo de Jehová me decía una vez que los católicos no entendíamos la Biblia porque interpretábamos muchas cosas alegóricamente, y ellos creían que la interpretación correcta es siempre la literal, porque la Palabra de Dios no engaña y siempre es recta. Entonces yo le recordé lo del dragón de 7 cabezas y me dijo que ahí “claramente” sí era alegórico porque era evidente. Y le recordé lo de que el mundo fue creado en 6 días y me dijo que esos días también eran alegóricos. Total, que ellos, igual que nosotros, hacen interpretaciones alegóricas y literales, pero en diferentes sitios. Hay evangélicos que piensan que el dragón y los 6 días sí son literales, y no estarían de acuerdo con ese parecer de que “evidentemente” son alegóricos. Y lo malo es que la Biblia en ningún momento te va a decir cuál de los dos enfoques tienes que aplicar en cada caso.

EJEMPLO BÍBLICO

Por eso, si tu ojo derecho es para ti ocasión de pecado, arráncatelo y tíralo lejos, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al infierno. (Mateo 5:29)

¿Habla aquí Jesús literal o simbólicamente?

Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra. (Mateo 5:39)

¿Y esto, es literal o simbólico?

.

EL DILEMA

Un elemento fundamental para poder interpretar correctamente un texto bíblico es conocer todo el contexto en el que Jesús habla y actúa y en el que esos textos se escriben. Basta con que visitemos un país diferente para que haya muchas cosas que no entendamos. Si vas a un país norteafricano y la gente eructa en la comida tú pensarías que son gente sin modales, y ellos pensarán que el que no tiene modales eres tú por no hacerlo. Pues imagínate si nos vamos a la Palestina de hace 2000 años, otra cultura, otra lengua, otra manera de vivir… Los malentendidos y las incomprensiones son tantos que es imposible emitir un juicio de valor sobre nada sin meter la pata. Hoy en día tenemos muchos datos sobre aquella época, pero aún así es más lo que desconocemos que lo que conocemos. Incluso los mejores eruditos bíblicos no pueden sino conjeturar, y por ello a menudo no están de acuerdo en muchas interpretaciones. Así que imagínese el resultado si un adolescente de la selva de Nigeria se sienta en su choza a leer la Biblia para interpretarla. Las posibilidades de que entienda bien el mensaje de Jesús son totalmente nulas. Y si eso mismo hace un profesor en su despacho de la Universidad Pontificia de Salamanca, las posibilidades de que lo entienda bien aumentan mucho, pero las posibilidades de que encuentre allí la verdad por su cuenta siguen siendo nulas. Errará menos pero aún así errará mucho.

Incluso si conociéramos bien todo el contexto cultural, histórico, literario, etc. del texto, siempre existe la posibilidad de malinterpretar la intencionalidad lingüística de quien habla o escribe (de ahí que en nuestra vida cotidiana experimentemos a menudo malentendidos incluso con nuestros seres más cercanos). Por tanto para interpretar correctamente las palabras de una persona no hay más remedio que acudir al autor y preguntarle qué es lo que quería decir exactamente aquí y allá. Pero en el caso de la Biblia eso no es posible así que si lo único que tenemos es el texto, la única manera de interpretarlo es usar las herramientas de las que hemos hablado, y ya hemos visto que cada una de esas herramientas o es claramente defectuosa o en el mejor de los casos nos ayuda a sacar una conclusión probable, pero nunca una conclusión indiscutible. O sea, solo con el texto bíblico no podremos nunca estar seguros de la verdad que nos enseña. Si usamos las herramientas a menudo caeremos en el error, si no las usamos no podremos interpretar nada. Veamos cómo reaccionan los católicos y los protestantes ante tal dilema.

.

CÓMO RESOLVER EL DILEMA

Cuando los protestantes utilizan textos bíblicos para demostrar una doctrina, hay que estar muy alertas a estos seis métodos vistos. Tenemos que ser conscientes de que por muy bien explicado que esté su argumento, en realidad no ofrece ninguna garantía ni sobre la verdad ni sobre la falsedad del argumento. El problema es que si eliminamos estas herramientas la mayoría de los textos quedan inservibles y nos vemos obligados a acudir a algo externo que nos diga cuál es el verdadero sentido del texto:

Los católicos podemos usar esas herramientas pero siempre que nos mantengamos en el marco de la Tradición apostólica. Si los primeros cristianos creían que este pasaje quería decir X, entonces es que X es el sentido correcto de ese texto, pues ellos sí que pudieron preguntar a los apóstoles por el verdadero sentido de las cosas y por tanto conocían las doctrinas correctas. Si un católico saca una interpretación bíblica que contradice la Tradición apostólica, entonces por muy bien razonado que parezca, esa interpretación será errónea; y si persiste en ella, se está apartando del catolicismo y convirtiendo su interpretación en una más de las miles que el protestantismo ha generado, aunque sin duda su ego y su autoimagen de genio se inflarán en el proceso.

Los protestantes pueden usar esas herramientas bajo la inspiración del Espíritu Santo, el cual (según ellos creen) les ilumina en su lectura y les evita todo error. Si al leer un texto, bajo la inspiración del Espíritu, tú sientes con claridad que el verdadero sentido es X, entonces es que X es el sentido correcto de ese texto. Sería algo así como preguntar al mismo Dios por el significado del texto, así que la interpretación queda garantizada porque estaría inspirada por Dios mismo. Al igual que en el caso de los católicos, la verdadera garantía de la interpretación de un pasaje no estaría en el razonamiento seguido (pues ya vimos que siempre puede caer en el error), sino en el hecho de que ese razonamiento ha sido guiado por Dios y librado del error.

Y esta es la cruda realidad, por mucho que un católico y cien protestantes discutan sobre sus diferentes interpretaciones, en el fondo ninguno de sus razonamientos por sí mismos pueden garantizar la verdad. Por muy convincente que resulte un razonamiento, nunca tendremos garantías al 100% de que sea acertado, aunque sí es posible demostrar con un razonamiento sólido y correcto que tal o cual interpretación está equivocada. Por tanto en la interpretación bíblica solo podemos discutir sobre si una interpretación es incorrecta (Demostración Negativa), pero no podemos discutir sobre si es correcta. Para ver la corrección, la verdad de una interpretación, ya no basta con usar razonamientos humanos, tenemos que recurrir a algo más. Los católicos, como hemos visto, recurren a la Tradición apostólica, que es histórica, demostrable, y protegida por el Espíritu Santo según nosotros. Los protestantes recurren a la inspiración divina, que según ellos guía sus pasos en el proceso de interpretar. O sea, ambos recurrimos a la inspiración divina, pero unos la encuentran en la historia y en la comunidad, y otros en el presente y en el individuo.

Pero para demostrar esto que ambos dicen es necesario mostrar pruebas. Si un católico dice que en el pasaje de “Tomad y comed todos de él porque este es mi cuerpo” Jesús está hablando de forma literal, tendrá que mostrar textos de los cristianos primitivos y posteriores donde se vea que desde los primeros tiempos los cristianos lo creían así, y que además esa creencia no era un fenómeno aislado o puntual sino la creencia general a lo largo del espacio y el tiempo. Eso es lo que estamos nosotros intentando demostrar en muchos de los artículos que hemos escrito en este blog, mostrando que todas las doctrinas católicas se encuentran ya bien documentadas en los primeros siglos del cristianismo y que un católico actual puede estar de acuerdo con todas las creencias de los cristianos de los siglos I y II.

En cuanto a los protestantes, para demostrar que esa inspiración del Espíritu Santo es real y sucede, tendrían que demostrar que personas diferentes, aisladas entre sí y separadas en el espacio y/o el tiempo, pueden llegar a la misma interpretación de todos los pasajes bíblicos con la sola ayuda del Espíritu Santo. Si alguien puede demostrar eso, a mí me encantaría verlo. Lo que vemos, más bien, es lo contrario, que cuanto más devotos son y más estudian la Biblia, más interpretaciones diferentes florecen y más nuevas iglesias surgen constantemente, todas afirmando que todas las demás han caído en el error.

Por otra parte tenemos las iglesias apostólicas, que llevan mil años separadas y aisladas (algunas iglesias hasta 1500 años) y sin embargo han mantenido unas doctrinas que en esencia son iguales. El tiempo y el aislamiento deberían haber generado una separación doctrinal importante, pero no ha sido así. En una situación así, sí podemos decir que es el Espíritu Santo quien nos ha librado del error. Pero incluso para un ateo, sería evidente que el permanecer fieles a sus orígenes apostólicos ha evitado que estas iglesias desvirtúen y diversifiquen sus doctrinas, mientras que los protestantes, al hacer cada uno su propia interpretación, no pueden evitar generar miles y miles de doctrinas diferentes.

.

CONCLUSIÓN

Si Verdad solo hay una pero los errores pueden ser infinitos, no es difícil suponer que las iglesias apostólicas custodian, como siempre han custodiado, esa Verdad, mientras que las iglesias protestantes, con su Sola Scriptura, han creado una excelente maquinaria de producir errores. Lo cierto es que la Biblia, por sí misma, no puede desvelarnos su verdadero significado, con lo que la doctrina de la Sola Scriptura queda invalidada tal como vemos en la práctica. Es la Tradición apostólica la única capaz de mostrarnos la interpretación correcta de un texto, y si una interpretación contradice a la Tradición, el católico ya sabe que se ha equivocado al hacerla. Por el contrario, nada le puede indicar claramente a un protestante si está acertando o equivocándose en sus interpretaciones. La supuesta garantía divina choca frontalmente con la cruda realidad cuando encontramos a cien protestantes diciendo que el Espíritu les ha iluminado y sin embargo cada uno de ellos ha hallado una interpretación distinta. Pero cuando un católico, un ortodoxo y un copto afirman que María es madre de Dios, igual que lo afirmaba la Iglesia de las catacumbas, los tres son la prueba de que la Tradición apostólica garantiza la no desviación doctrinal.

Volviendo al ejemplo de la Transubstanciación. Con la Biblia en la mano me parece a mí que abundan las citas donde claramente se habla de que el pan y el vino se convierten real y verdaderamente en el cuerpo y la sangre de Jesús (vea nuestro artículo sobre el tema), pero ni todos los razonamientos bíblicos del mundo podrían convencer a los protestantes de que tal cosa es cierta sin lugar a dudas, porque siempre pueden recurrir a la herramienta de la alegoría y a suponer en Jesús una intencionalidad diferente a la que nosotros suponemos. Así que solo con la Biblia nunca podremos resolver esta polémica de forma definitiva. Pero si los católicos no podemos tener ni una mínima duda sobre esto no es solo porque aparece en la Biblia, sino porque el verdadero sentido de esos textos está en la Tradición apostólica, esa es la interpretación que hacían los primeros cristianos.

Juan escribió varios pasajes muy claros sobre la presencia real de Jesús en la eucaristía, especialmente este discurso sobre el pan bajado del cielo (Juan 6, 51-58) que dice, entre otras cosas “Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida“. Pero los protestantes afirman que todas las referencias de Juan sobre esto son puras alegorías. Y pudiera ser que tuvieran razón. Ahora bien, en un asunto de tamaña importancia, es evidente que San Policarpo, uno de los discípulos de San Juan, estuviera bien enterado. Policarpo habría hablado con Juan sobre esto y sería muy consciente del sentido que Juan daba a estas palabras que él mismo escribió. Cuando Juan partía el pan con sus discípulos, todos sabrían bien si lo que estaban recibiendo era el cuerpo de Cristo o un símbolo de su cuerpo. Si Policarpo tenía alguna duda sobre este tema o cualquier otro, no tenía más que preguntárselo al apóstol San Juan, y él se lo aclararía, que en eso consiste ser discípulo. Pues bien, Policarpo conocía bien la intencionalidad de Juan cuando escribió eso (y Juan conocía bien la intencionalidad de Jesús cuando lo dijo), pero por desgracia no nos dejó ningún escrito sobre ese asunto en concreto, pues de él solo conservamos una carta que escribió a los filipenses y habla de otras cosas.

Pero por suerte Policarpo tuvo a su vez un discípulo que sí escribió mucho más, se trata del obispo San Ireneo. Al igual que Policarpo con Juan, Ireneo pasó años aprendiendo la fe de Policarpo, y le preguntaría todas sus dudas. Cuando Policarpo le enseñó a Ireneo a partir el pan, le explicaría bien lo que eso realmente suponía, tal como él lo aprendió de su maestro San Juan, y éste de Jesús. Y San Ireneo sí que nos explica en uno de sus textos el significado de la eucaristía, y lo hace con estas palabras: “el cáliz es su propia Sangre” y “el pan ya no es pan ordinario sino Eucaristía constituida por dos elementos, terreno y celestial”. Por lo tanto yo, como católico, soy consciente de que las palabras de la Biblia siempre pueden ser interpretables de formas diferentes, pues en caso de duda no podemos preguntarle al autor qué era exactamente lo que pretendía decir con eso. Pero por fortuna soy miembro de una cadena humana ininterrumpida en la historia y que me remonta hasta el mismo Jesús. Jesús se lo explicó a Juan, Juan a Policarpo, Policarpo a Ireneo, e Ireneo nos lo escribió para que nosotros lo entendamos. Pero no solo Ireneo, también en el siglo II y posteriores tenemos muchos textos que nos dan el mismo significado, así que eso demuestra sin duda alguna que ese era el verdadero sentido que transmitió Jesús a sus apóstoles y el que ellos transmitieron a sus discípulos y así sucesivamente. Así es como la verdad pudo preservarse.

Cuando San Ireneo y San Justino nos explican en el siglo II que el pan es la verdadera carne de Cristo, ya no es necesario especular, pues ellos lo sabían porque eran los discípulos de aquellos que lo habían sido de los apóstoles, y por tanto estaban bien enterados de las verdaderas doctrinas. 1500 años más tarde, un grupo de hombres se encierran con su Biblia para comprender las verdaderas palabras de San Juan, y deciden (con la ayuda del Espíritu Santo según ellos) que ni Justino ni Ireneo (y por tanto tampoco Policarpo) sabían lo que decían. Tal vez Lutero y los suyos pensaron que San Juan era perfecto escribiendo el evangelio, pero fue un pésimo maestro, de modo que sus discípulos acabaron en el error incluso en los temas más fundamentales. Pero Calvino también se encerró con su Biblia en esos mismos días y llegó a la conclusión de que no solo Ireneo y Justino estaban en el error, sino que el mismo Lutero no supo entender la eucaristía de la forma correcta (y por tanto no fue iluminado por el Espíritu). Y así se fueron multiplicando las doctrinas protestantes en cuestión de meses. Ni siquiera los dos grandes fundadores del protestantismo fueron capaces de ponerse de acuerdo en un asunto tan trascendental. Mientras, los católicos, fieles a Ireneo y Justino y todos los cristianos de los primeros siglos, mantenían y mantienen la misma doctrina de siempre.

Por tanto, a la pregunta que iniciaba este artículo, ¿Hay una manera correcta de interpretar la Biblia?, podemos responder confiados recurriendo a la fe y a la observación de la realidad: sí, y solo hay una, interpretar la Biblia sin salirse de la Tradición apostólica. Y dicha Tradición solo se conserva en las iglesias apostólicas, las cuales la han preservado fielmente durante 2000 años, y como católicos que somos, creemos que en aquellos pocos casos en los que hay alguna variación, la garantía de fidelidad al 100% se encuentra en la Iglesia Católica gracias a la acción del Espíritu Santo. Pero no corresponde a los fieles el sentarse a interpretar. Si un cristiano quiere entender mejor un pasaje, no debe sentarse a usar herramienta alguna, sino acudir al Magisterio de la Iglesia (ver Apéndice al final) para que ella le explique y le aclare. En ese Magisterio, el Espíritu actúa como garantía de la verdad, fuera de ese Magisterio solo puede reinar la confusión y el error que los recursos meramente humanos inevitablemente generan.

 

APÉNDICE

Aquí solo hemos tratado estas 6 herramientas metodológicas, pero no queremos decir que son las únicas que se pueden usar. Además de atenerse siempre al marco de la Tradición (que es lo fundamental), hay otros tres factores imprescindibles para poder hacer una interpretación correcta.

CONTEXTO

Cualquier interpretación puede fallar si no se conoce bien el contexto cultural, histórico, lingüístico, etc. en el que aparece el texto original.

LA REVELACIÓN ES PROGRESIVA

También hay que tener en cuenta que la revelación es progresiva, así que lo que dice el Nuevo Testamento siempre está por encima de lo que diga el Antiguo, hasta el punto de poder derogarlo, matizarlo o contradecirlo. El Antiguo Testamento siempre ha de interpretarse a la luz del Nuevo y sin perder de vista que la dirección en la que se mueve toda la historia sagrada es la redención de Cristo.

EL MENSAJE BÍBLICO ES GLOBAL

Los protestantes tienen tendencia a discutir una doctrina enfocándose en una o varias citas concretas. Los católicos siempre deben tener presente la unidad de la Biblia y su enfoque debe de ser siempre global, por eso en nuestras discusiones no usamos tantísimo las citas concretas como hacen los protestantes, porque eso al final consigue que los árboles no te dejen ver el bosque. Si la interpretación de una cita concreta no armoniza bien con el mensaje bíblico en general, entonces esa interpretación no puede ser la correcta. El ejemplo más claro es una secta filipina cuyo nombre ya olvidé. Ellos afirman que Jesús es malvado, y muestran un montón de citas aisladas (del AT y NT) en las que parece muy claro que así es. Pero es evidente que el sentir general de la Biblia es el contrario, así que parezca lo que parezca un texto suelto, su verdadero significado no puede contradecir el mensaje global que la Biblia transmite. Por ejemplo usar la cita “yo no he venido a traer la paz sino la espada” (Mateo 10:34) para demostrar que Jesús era belicoso sería absurdo, pues toda la imagen que los evangelios nos dan de Jesús es la de un enorme pacifista, así que en esa cita la interpretación literal no es posible, Jesús estaba hablando alegóricamente, de conflictos provocados por la búsqueda de la justicia y la verdad, no de guerras y matanzas. Además, la Tradición así lo confirma.

LA PROTECCIÓN DEL ESPÍRITU ESTÁ DENTRO DEL MAGISTERIO DE LA IGLESIA

Pero como ya hemos comentado, la garantía última de infalibilidad está en el Espíritu Santo. Ni siquiera un conocimiento exhaustivo de la Tradición apostólica podría asegurarnos al 100% que nuestra interpretación va a ser la verdadera. Es el Espíritu Santo quien vela por que la verdad no se desvirtúe, sino que se conserve y refine, y esa protección la efectúa a través no del individuo sino del Magisterio de la Iglesia, el cual es transmitido, defendido y aclarado por los obispos en comunión con el papa a través de herramientas como los dogmas y concilios, en los cuales el Espíritu actúa como garante. Por eso los padres de la Iglesia, teólogos etc. han interpretado las Escrituras en el marco de la Tradición, pero es cuando el Magisterio de la Iglesia las declara doctrina oficial cuando esas doctrinas quedan fijadas de forma indiscutible. Los fieles católicos, al contrario que los protestantes, no pueden sentarse a buscar doctrinas en la Biblia por su cuenta, pues por muchos conocimientos que tengan, tanto de la Biblia, de su contexto como de la Tradición, carecen de infalibilidad, por eso si necesitan aclarar algún significado tendrán que recurrir al Magisterio en lugar de analizar por su cuenta. Eso garantiza la veracidad y la unidad de la Iglesia. De ahí aquella famosa frase que aparecía en muchos catecismos divulgativos que ante dificultades doctrinales y misterios, la respuesta era que “doctores tiene la Iglesia que os sabrán responder”. Un proceder que, admitámoslo, no encaja bien con el pensamiento reflexivo y democrático del hombre moderno, al que se valora por su búsqueda de la originalidad y riesgo, pero es que la verdad no puede ser un asunto de votación ni de moda ni de originalidad, la verdad solo es una, es universal y es inmutable, y está custodiada por el Magisterio y protegida por el Espíritu. Si un cristiano emprende una aventura individual, su único camino sería el de alejarse de esa verdad, tal como les ha ocurrido a los protestantes.

CITAS

He aquí varias citas interesantes que nos ha ofrecido un lector (Hector R.) al respecto:

85 “El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo” (DV 10), es decir, a los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, el obispo de Roma.

86 “El Magisterio no está por encima de la palabra de Dios, sino a su servicio, para enseñar puramente lo transmitido, pues por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo, lo escucha devotamente, lo custodia celosamente, lo explica fielmente; y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como revelado por Dios para ser creído” (DV 10).

87 Los fieles, recordando la palabra de Cristo a sus Apóstoles: “El que a vosotros escucha a mí me escucha” (Lc 10,16; cf. LG 20), reciben con docilidad las enseñanzas y directrices que sus pastores les dan de diferentes formas.

(Catecismo de la Iglesia Católica)

Lucas 24:45: “Y, entonces, abrió sus inteligencias para que comprendieran las Escrituras.

Si los Apóstoles pudieran entender el mensaje de las Escrituras fue porque Jesús les “abrió sus inteligencias”, de lo contrario por sus propios recursos nunca habrían entendido el verdadero mensaje.

Hechos 8:30-31: “Felipe se acercó y, al oír que leía al profeta Isaías, le preguntó [al eunuco]: «¿Comprendes lo que estás leyendo?» El respondió: «¿Cómo lo puedo entender, si nadie me lo explica?»“El apóstol Felipe (equivalente a lo que luego serían los obispos) podía ayudar al eunuco a entender las escrituras, pero el eunuco por su cuenta no habría pedido. Felipe no le explicó al eunuco que debía leer las escrituras más detalladamente solicitando al Espíritu su iluminación (que es lo que los protestantes dicen que hay que hacer), sino que la Biblia nos dice: “Entonces Felipe tomó la palabra y, comenzando por este texto de la Escritura, le anunció la Buena Noticia de Jesús” (Hechos 8:35) Felipe, que aquí encarna al Magisterio, le explica el significado de las Escrituras, porque él, y no el eunuco, era depositario de la fe y actuaba en ese punto bajo la protección del Espíritu.

2 Pedro 1:20 “Pero tengan presente, ante todo, que nadie puede interpretar por cuenta propia una profecía de la Escritura.

Un protestante diría que ellos nunca interpretan la Biblia “por cuenta propia”, sino bajo la iluminación del Espíritu Santo. Para San Pedro, eso es “cuenta propia”, frente a lo correcto que sería interpretarla según el Magisterio de la Iglesia, que en esos momentos se limitaba a lo que los apóstoles estaban enseñando. Es en las cartas de San Pablo donde los protestantes, ejerciendo su propia reflexión, han hallado buena parte de sus nuevas doctrinas, alejándose más de la Iglesia de Roma y del sucesor de Pedro por su causa. Esto es verdaderamente curioso porque al parecer ya en tiempos apostólicos hubo cristianos que quisieron analizar las epístolas de Pablo por su propia cuenta, en lugar de acudir al Magisterio apostólico para aclarar sus dudas. Y lo más curioso del caso es que es el mismo Pedro quien reprocha su proceder y nos pone en guardia contra tal despropósito, y con esa advertencia finaliza sus últimas palabras en la Biblia:

2 Pedro 3:15-18 “Tengan en cuenta que la paciencia del Señor es para nuestra salvación, como les ha escrito nuestro hermano Pablo, conforme a la sabiduría que le ha sido dada, y lo repite en todas las cartas donde trata este tema. En ellas hay pasajes difíciles de entender, que algunas personas ignorantes e inestables interpretan torcidamente –como, por otra parte, lo hacen con el resto de la Escritura– para su propia perdición. Hermanos míos, ustedes están prevenidos. Manténganse en guardia, no sea que, arrastrados por el extravío de los anárquicos pierdan su firmeza. Crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria, ahora y en la eternidad!

Amén

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

O sea, San Pedro viene a decir, poniendo el ejemplo de las epístolas de San Pablo, que si alguien quiere entender bien lo que Pablo escribió, no debe intentar desentrañarlo por su cuenta, sino que debe escuchar lo que los apóstoles en general están explicando sobre esos temas. El mismo San Pedro en su carta nos aclara un tema que aparece en San Pablo y que algunos (los que lo interpretan por su cuenta) están entendiendo de manera equivocada. Ya en esa misma época de los apóstoles tenemos varias herejías, y no solo las gnósticas, y esos herejes no afirman tener la verdad por ser más listos que nadie (incluidos los apóstoles) sino que afirman que es Dios mismo quien les ha abierto los ojos a esa verdad. Así Marción, el primer hereje (primera mitad del siglo segundo), afirmaba que sus doctrinas estaban inspiradas directamente por el Espíritu Santo; Lo mismo que hacen hoy los protestantes cuando afirman que sus nuevas doctrinas han sido halladas bajo la inspiración del Espíritu Santo. El Magisterio de la Iglesia recoge toda la Tradición apostólica, y solo en ella se puede interpretar la Biblia correctamente, que es lo que San Pedro nos dice (siendo él mismo uno de los padres que engendraron esa Tradición).

¿Quién puede interpretar la Biblia?

Pero no basta con interpretar la Biblia dentro de la Tradición. Para los católicos, solo la Iglesia (no sus individuos) puede atreverse a hacer esa interpretación. Son los papas, obispos y teólogos quienes están legitimados para escudriñar las escrituras intentando aclarar lo más posible su significado. Son ellos quienes tienen que atenerse al marco de la Tradición en sus juicios, y son los papas y obispos (ni siquiera los teólogos) quienes deben recoger y filtrar esas reflexiones e interpretaciones para dar su “nihil obstat” (nada que objetar), o sea, su aprobación de que tales reflexiones son acordes con la tradición y por lo tanto “católicas” en el más puro sentido del término.

¿Y si un obispo se equivoca?

Efectivamente, un obispo puede equivocarse en una interpretación o al dar su “nihil obstat” sobre una interpretación o reflexión que ha hecho un escritor, pensador o teólogo católico. No solo es posible, sino que tenemos múltiples casos, en los primeros siglos y también en los años actuales. En el siglo XX no son pocas las herejías que se han difundido en libros católicos poseedores de un “nihil obstat” del obispo correspondiente (por supuesto no es lo normal pero casos hay), y por dar un ejemplo clamoroso, recordemos que una de las herejías más importantes de la historia cristiana, el arrianismo, encontró en el siglo III el apoyo de un grupo de obispos que defendió esa doctrina como propia. En casos como ese los obispos errados son excomulgados y declarados herejes, o son censurados y disciplinados para que no propaguen sus errores doctrinales. Pero si los propios obispos se equivocan, ¿quiénes declaran que se han equivocado? Pues el papa y el resto de los obispos de la Iglesia. Eso ocurrió en el Concilio de Nicea (año 325), cuando la inmensa mayoría de los obispos cristianos declaró que el arrianismo era herético y por tanto los obispos que defendían esas ideas en el concilio tuvieron dos opciones, retractarse y volver a la ortodoxia o ser excomulgados y declarados heréticos. El papa, como cabeza de la Iglesia, es el único dotado de infalibilidad en cuestiones doctrinales y el garante de que aunque el error lograra extenderse por los obispos, la doctrina verdadera quedaría protegida e intacta.

¿Puede un católico leer la Biblia y buscar su propio significado?

Los católicos siempre han tenido acceso a los textos bíblicos, aunque en algunas épocas la Iglesia lo desaconsejó (desesperada por intentar contender el torrente de nuevas herejías que la doctrina protestante de la Sola Scriptura desató en Europa). Los antiguos cristianos, como los actuales, leían la Biblia buscando inspiración, intentando escuchar a Dios hablándoles a ellos a través de esos textos. Así un católico puede leer una parábola o un salmo y aplicar su mensaje a su vida personal, encontrando allí un consuelo o enseñanza que encuentra aplicación a su propia vida y circunstancias. Pero eso no es interpretación, sino inspiración. Un católico no puede sacar de ahí conclusiones universales como si hubieran encontrado una nueva versión doctrinal, un católico solo puede hacer eso como ejercicio personal aplicable solo a sí mismo en ese momento determinado. Con la misma lógica, la Iglesia considera que la Revelación terminó al morir los apóstoles y quedó completada, pero sí admite que Dios puede hablarle a los cristianos de una u otra manera (sueños, visiones, etc), y eso sería una revelación individual, válida y aplicable solo a quien la recibe pero que nada añade ni aporta a la Revelación universal contenida en la Biblia a la luz de la Tradición. Por tanto, cuando un protestante interpreta un pasaje bíblico, él piensa que está entendiendo mejor lo que la Biblia realmente quiere decir, pero cuando un católico lee un pasaje bíblico, sabe que no puede hacer su propia interpretación personal, sino solo escuchar a Dios y observar cómo su alma reacciona ante ese mensaje y qué conclusiones (personales) saca de esa lectura, sin pretender con ello añadir ni quitar nada a la doctrina recibida de la Iglesia.

¿No es la visión católica dictatorial?

Esta crítica es frecuente hoy en día. Sin duda el proceder protestante o evangélico en concreto resulta más democrático, y por tanto más al gusto de los tiempos presentes. Hay incluso un movimiento evangélico encargado de dilucidar qué frases bíblicas son fiables (atribuibles a Jesús) y cuáles son deformaciones o errores de los evangelistas. Publican una Biblia con el texto en varios colores según la fiabilidad de cada palabra o frase. ¿Cómo llegan a sus veredictos? Votando, por supuesto. No puede haber proceder más democrático que reunirse para votar qué nos parece verdadero y qué nos parece falso. Mejor una iglesia donde los fieles deciden cada cinco años cuál es la verdad que una Iglesia jerarquizada en donde una sola persona tiene, en última instancia, siempre la última palabra y exige obediencia.

El problema es que no estamos tratando con la política, sino con la religión. No se trata de consensuar unas opiniones, sino aclarar y preservar la Verdad, y la Verdad no puede ser fruto de las opiniones cambiantes de los seres humanos. La Verdad no es algo que deciden los hombres, sino algo que es, y que ha sido revelado por Dios, por eso la Verdad se puede aclarar, explicar, adaptar, actualizar, aplicar, pero nunca variar, distorsionar o cambiar. Por acción de Dios, porque la sensatez lo demanda y porque la práctica lo demuestra, la estructura jerárquica piramidal de la Iglesia Católica ha demostrado ser la que mejor preserva la Verdad con el paso de los siglos, independientemente de que su funcionamiento pueda adquirir un carácter más o menos asambleario, pero siempre con la garantía de que hay una última palabra en asuntos doctrinales a la que todos deben obediencia. Las iglesias de carácter democrático serán quizá vistas con más agrado por quienes no distinguen bien entre política (creada por el hombre) y realidad (creada por Dios), pero no podemos permitir que la Iglesia sea víctima de las modas humanas.

En ciencia, la verdad se demuestra experimentalmente, no votando. Imagínese que se hiciera una votación mundial para decidir si los agujeros negros existen o no o si la materia oscura del universo es poquita o mucha. Si la ciencia asumiera el resultado de esa votación podría ser un desastre. No, la ciencia no se vota, se investiga y se demuestra. Pero las verdades de la fe están fuera del alcance de la ciencia así que no pueden investigarse, por eso han sido reveladas, y lo que hay que hacer con ellas es preservarlas, no discutirlas. Si queremos preservar un legado sin variación, entonces el sistema democrático sería probablemente la peor de todas las opciones. Pero aclaremos que estamos hablando de doctrinas, no del funcionamiento humano de la Iglesia como organización, que como elemento humano que es, puede adoptar la organización que en cada momento se considere más idónea.

POR LO TANTO:

Para que una interpretación bíblica tenga garantías de veracidad, debe tener el nihil obstat del obispo correspondiente y además no encontrar oposición alguna en el papado, pues papa y obispo son los garantes de que dicha interpretación está enmarcada en la Tradición apostólica y por tanto conforme al Magisterio de la Iglesia, y en caso de conflicto, siempre será el papa quien tenga la última palabra y quien garantice la ortodoxia en dicha interpretación. Por eso los fieles deben aprender la verdad de la Iglesia y no lanzarse a la aventura de buscar su propio significado en los textos bíblicos a menos que pretenda simplemente buscar en la Biblia resonancias particulares en su vida personal.

Anuncios

42 thoughts on “¿Hay una manera correcta de interpretar la Biblia?

  1. La fe en Dios nos solucionar el dilema el se ocupó siempre de que su mensaje llegue a nuestro corazón, lo nuestro es la obediencia, Dios los bendiga. ANTES. CLAUDIO VICTOR SOSA

    Me gusta

    • Claudio…………………………………………………………………………………………………… Soy Cristiano desde hace casi 24 años. Usted dice una verdad y es que en la Biblia está la verdadera Palabra de Dios. Y Usted sabe las 95 tesis el Monje Ex-Católico Martín Lutero. Y para solo nombrarlo UNA de las 95 TESIS DE ÉL, DIJO SOLA ESCRITURA o lo que es igual sola Biblia. Entre los Protestantes hay diversidad de opiniones sobre temas bíblicos, eso también es verdad. Pero NOSOTROS Los Cristianos Evangélicos seguimos fielmente las Escrituras: 39 del Antiguo Testamento siendo igual en el número de libros a la Biblia Hebrea o Judía. Roma le agregó al Antiguo Testamento 7 libros más y unas cartas, los cuales no son inspirados por Dios mediante profetas, como sí lo son los 39 antes mencionados. Y el Nuevo Testamento no tenemos ninguna diferencia………………………………..Ahora, Usted cree por ejemplo que ¿María es madre de Dios? como lo dicen los Jerarcas de Roma desde hace más de 1.000 años y lo repiten todos los Católicos en el mundo. Yo creo, que Usted sí cree que eso es verdad y eso implica creer en que:…………………………………………………………………1) María no solamente es Madre del Señor, sino 2) Madre del Espíritu Santo y por si lo anterior es poco, 3) Madre de Dios el Padre. Y esta es una HEREJÍA……………………….Inmediatamente, le voy a enseñar al VERDAD, para que sea libre de las mentiras:………………….a) JESÚS nunca le dijo a la Virgen María Mamá sino Mujer, porque fue concebido en la carne y en el vientre de ella, por el Espíritu Santo y Dios el Padre (Lucas 1:35). Jesús vino del cielo y no es terrenal, nosotros sí incluyendo a María (Juan 8:23 y Juan 3:31)……………………………………………………………………………………………….b) El cuerpo humano de Jesús COMO NO ES TERRENAL, mira que al morir Jesús en la carne no se descompuso de acuerdo a la cita bíblica del Salmo 16:10 que dice en DHH: “10 pues no me dejarás en el sepulcro, no abandonarás en la fosa a tu amigo fiel!” y EN HECHOS 2:27 dice nuevamente: “27 porque no me dejarás en el sepulcro, ni permitirás que se descomponga”…………………………………………….c) DIOS EL PADRE no permitió que el cuerpo carnal de Jesús se dañara o se pudriera o alterara, permaneció el cuerpo de Jesús sin vida pero intacto, sin descomponerse, sin oler a feo. Estos dos pasajes bíblicos en correlación con Hechos 2:31, 13:35………………………………………………………………………………..d) Jesús ya venía en la carne, CON UN CUERPO GLORIOSO. Analice su transfiguración estando en esa misma carne celestial.

      Dice Mateo 17 de los versos 1 al 8, que en la Biblia DHH:
      “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a Juan, el hermano de Santiago, y se fue aparte con ellos a un cerro muy alto.2 Allí, delante de ellos, cambió la apariencia de Jesús. Su cara brillaba como el sol, y su ropa se volvió blanca como la luz. 3 En esto vieron a Moisés y a Elías conversando con Jesús. 4 Pedro le dijo a Jesús: Señor, ¡qué bien que estemos aquí! Si quieres, haré tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. 5 Mientras Pedro estaba hablando, una nube luminosa se posó sobre ellos, y de la nube salió una voz, que dijo: «Éste es mi Hijo amado, a quien he elegido: escúchenlo.» 6 Al oír esto, los discípulos se postraron con la cara en tierra, llenos de miedo. 7 Jesús se acercó a ellos, los tocó y les dijo: —Levántense; no tengan miedo. 8 Y cuando miraron, ya no vieron a nadie, sino a Jesús solo”………………………………………………………….e) José NO fue el papá legal del Señor Jesús, porque él cuando vio a la virgen María embarazada:…………………………. a) La iba a dejar en secreto…………….., b) Quiso huir de ella, c) …………………………………….Dudó de su fidelidad, d) Muy probablemente pensó que María había fornicado con algún hombre……… d) Sí Dios no interviene por medio de un Ángel que le dice la verdad a José. José rompe el compromiso matrimonial con María (Mateo 1:19).

      Bíblicamente tampoco Jesucristo le dijo a José Papá como tampoco a María le dijo Mamá. Bueno NOS ES A TODOS y A TODAS, ESCUDRIÑAR LA BIBLIA PARA NO MORIR ENGAÑADOS……………………………………y TENGO MÁS ARGUMENTOS BÍBLICOS: …………………………………………………………………….1) Satanás conoció la verdad y cuando a Jesús el Espíritu Santo lo lleva al desierto, para ser tentado por Satanás, en dos de las tres preguntas que le hace, le dice: SÍ ERES HIJO DE DIOS……………………………………………………………………………2) El Apóstol es Bendecido de inmediato por Jesús por decir la verdad (Mateo 16:16-17………………
      ……………………………………………………………………………………3) Jesús fue sentenciado a muerte por decir la verdad, y esa verdad que dijo, fue que ERA HIJO DE DIOS……………………………………………………………………….4) José y María a nadie le contaron el secreto y al morir, se llevaron a la tumba ese misterio…….Y HAY TRES GRANDÍSIMAS BENDICIONES PARA TODO AQUEL DIGA, Que Jesús es el Mesías o el Cristo, el HIJO DEL DIOS VIVIENTE Y FUERA DE ESTAS HAY DOS MÁS QUE ESTÁN EN LA BIBLIA. Discúlpeme pero para no vaya a morir engañado, lea por curiosidad al menor, el Libro de Ex-Cura SANTOS OLOBARRIETA titulado: “ROMA LA GRAN MENTIRA”. Dios te ilumine y te salve para vida eterna.

      Me gusta

      • Neil, de entre las miles de interpretaciones bíblicas que aparecieron tras la estela de la Sola Scriptura que mencionas, tú pareces muy seguro de que tu iglesia ha dado justo con la interpretación correcta, lo cual tampoco es sorprendente, pero para nosotros no hay ningún motivo para que tus interpretaciones sean más acertadas que las otras, basadas en el mismo libro y el mismo sistema de interpretación, lo cual basta de por sí para dudar, o más bien para tener la certeza de que tal sistema no puede conducir a la verdad si es que tan fácilmente crea tan enorme disparidad de interpretaciones. Nuestra interpretación podría ser una más, pero ocurre que es la que se entronca con las creencias de la Iglesia primitiva, y ellos sabrían bien cuál era la correcta, pues lo recibieron de los apóstoles y de los discípulos de los apóstoles, de primera, segunda y tercera mano, sin que hubiera un salto de 15 siglos o más desde que Jesús predicó hasta que alguna persona iluminada llegó a las conclusiones que tú mencionas.

        Por lo demás, se ve que no entiendes en absoluto lo que los católicos queremos decir cuando afirmamos que María es “madre de Dios”. Evidentemente no queremos decir que ella generó a Dios, pues ella fue creada por Él, pero negar que María sea madre de Dios es lo mismo que negar que Jesús sea Dios y hombre verdadero. Según tu teología Jesús es un ser dual, por un lado hay un hombre y por otro lado hay Dios, juntos pero no revueltos, y de ese modo Jesús pudo ser Hijo de María mientras que Cristo, Dios, no tuvo nada que ver con María. Si eso es lo que tú piensas, entonces efectivamente eres coherente al decir que María no es madre de Dios, pero entonces estás retorciendo toda la enseñanza básica del Nuevo Testamento, para tu propia perdición.

        Y también te informo de que la Iglesia Católica no añadió ningún libro a la Biblia, aunque esa frase funciona muy bien como slogan ideológico. La Iglesia Católica mantuvo el canon alejandrino, que era el usado por los cristianos desde el principio, y por tanto el bendecido por los apóstoles. Décadas después de morir Jesús, los judíos sienten que la “herejía cristiana” está tergiversando “sus” Escrituras, y entonces deciden crear su propio canon para marcar distancias con los cristianos. En ese momento los judíos que crean el canon judío ya no son Pueblo de Dios, pues se trata de aquéllos judíos que habían rechazado al Mesías. Así que tenemos al Pueblo de Dios, que aceptó a Jesús como Mesías, usando el canon alejandrino, y a los judíos que rechazaron a Jesús, usando el que se llamará luego “canon judío”. Y 15 siglos más tarde aparece Lutero, que de estos asuntos no sabía gran cosa, y decide que el canon judío es más auténtico porque… viene de los judíos!, rechazando el canon que eligieron los cristianos seguidores de Jesús. Puesto que el canon judío tenía menos libros, Lutero decidió sacar de la Biblia cristiana esos libros que los judíos no habían reconocido como sagrados, y así la Biblia quedó mutilada gracias a la ignorancia de Lutero y de sus seguidores. Te recuerdo también que Lutero quiso sacar de la Biblia también varios libros del Nuevo Testamento, y afortunadamente para vosotros no lo consiguió, pero aún así acabasteis todos con una Biblia mutilada, y por pura ignorancia os gusta decir que la Iglesia Católica “añadió” libros a la Biblia. Ironías de la historia. O más bien meteduras de pata de la historia.

        Si buscas la luz, búscala donde Dios la puso, en su Iglesia, y no en iglesias creadas por hombres con doctrinas humanas.

        Me gusta

      • Claudio:
        En el juicio final que hará Cristo, si es que entre tanta gente nos podemos ver, que sea el mismo Señor Jesús, quien decida si Usted se va al infierno por mentiroso o Yo. Qué ahí se determine, ¿Cuál de los dos tenía la razón?.
        De todas maneras veo que no usa las Escrituras para contestarme y como no lo hace, Yo lo voy a hacer, pues es probable que Usted Claudio poco crea en ellas.
        Ahí nos pasaremos tiempo que usted quiera y que los lectores saquen las conclusiones verdaderas de estos intercambios sobre la palabra del Señor, porque los que se salieron de las Escrituras, como Ustedes, no conocen al Dios verdadero y veo que difícilmente se van a salvar de la ira divina de Dios.
        Si Usted critica a los Israelitas porque algunos sentenciaron a Jesús a la muerte, se le olvidó mencionar que ALGUNOS ROMANOS EN CABEZA DE PONCIO PILATO LO MATARAN POR MEDIO DE SUS SOLDADOS ROMANOS. Y si Ustedes no quieren a los judíos que hicieron eso, porque sí quieren a los romanos que mataron al Señor.
        Ahora, ¿Por qué la Iglesia Católica Romana, usa vestimentas parecidas a las que los verdaderos sacerdotes de Dios el Padre usaron en el Antiguo Testamento?. Y ¿Si Jesús no usó esas ropas sacerdotales del Antiguo Testamento, porque Roma si las usa?
        VEAMOS LOS DIEZ MANDAMIENTOS
        SEGÚN LA BIBLIA Y SEGÚN ROMA

        Auténticos Roma
        Yo soy Jehová, tu Dios: Yo soy el Señor Dios Tuyo:
        1. No tendrás dioses ajenos delante de mí. 1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
        2. No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visitó la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. 2. No tomarás el nombre de Dios en vano.

        No tomarás el nombre de Jehová, tu Dios, en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. 3. Santificarás las fiestas.
        Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo para Jehová, tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que hay en ellos, y reposó en el séptimo día; por tanto Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó. 4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
        Honra a tu padre y a tu madre para que tus días se alarguen en la Tierra que Jehová, tu Dios, te da. 5. No matarás.
        No matarás. 6. No fornicarás.
        No cometerás adulterio. 7. No hurtarás.
        No hurtarás. 8. No dirás falso testimonio ni mentirás.
        No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. 9. No desearás la mujer de tu prójimo.
        No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. 10. No codiciarás los bienes ajenos.

        LE TRANSCRIBO UN PEQUEÑO FRAGMENTO D LO QUE DICE EL LIBRO DEL EX CURA SANTOS OLABARRIETA:
        “Para empezar nuestra argumentación y razonamiento presentaremos al lector dos tablas diferentes de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, una dada por las escrituras Sagradas, que figura en todas aquellas Biblias que han sido traducidas honestamente, y otra que es la que nos ha hecho tragar Roma.

        Dejando aparte la simplificación que ha hecho Roma (que nos parece lógica en aquellos casos en que no se altera el sentido) queremos destacar que Roma:
        — Suprime por las buenas el 2° mandamiento;
        — El 7° (que con la supresión del 2° pasa a al 6°) lo cambia sustancialmente;
        — El 10.° lo desglosa en dos, para que le siga saliendo la cuenta de los diez;
        — Inventa, por tanto, el 9.° y el 10° de su nueva serie;
        — El 5°, que pasa a 4°, lo cercena, quitándole la promesa.
        — Es decir que manipula, suprime y desvirtúa hasta cinco mandamientos (el 50 % de la Tabla).

        Supresión total del 2° mandamiento

        El 2° mandamiento, según la ley de Dios, en su parte esencial dice así:

        «No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo ni abajo en la tierra ni en las aguas debajo de la tierra.

        »No te inclinarás ante ellas ni las honrarás; porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso…» (Ex. 20:4-6).

        Al suprimir Roma este mandamiento, resolvió de un solo plumazo y para siempre el obstáculo que se oponía al rentable y maniático culto que se rinde a las imágenes, que con tanta frecuencia y gran ostentación se viene desarrollando en los templos y en los domicilios particulares de los católicos.

        El culto y la veneración que se tiene a la Virgen María llega a cotas insospechadas en distintas geografías, en riqueza de adornos, en adoraciones fanáticas, en monumentos y romerías que son una verdadera idolatría, etc., etc. Yo no digo que no sea muy hermoso, pero lo que está claro por el 2° mandamiento es que ¡no se puede hacer!; y no se puede hacer por la sencilla y única razón de que Dios nos lo prohíbe”

        Entre comillas “ ” = Tomado textualmente de dicho libro, que el Autor Tituló con muchísima razón: “Roma la gran mentira”.
        Los católicos romanos aprenden los diez mandamientos, NO directamente de la Biblia, sino de otras fuentes como el catecismo romano que los adulteró.
        Ahora analice en DHH, lo que el mismo Señor Jesús enseña en Juan 17:3: “3 Y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste.”
        Esa es la vida eterna, que solo se encuentra en Cristo y en Dios el Padre y Ustedes les parece que la van a encontrar por simplemente pertenecer a la Iglesia Católica Romana que se desvió de la palabra y la cambió, como ya se lo estoy demostrando.
        Prácticamente todos los preceptos de la religión Católica Romana contradicen repetidamente a la Biblia. La Biblia es la palabra de Dios.
        Para los católicos que leen esto, por favor recuerden: la persona que realmente te quiere, es la que te dice la verdad.
        Por eso Jesús dice: Y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste.”
        Católicos busquen la vida eterna en la Biblia, no por fuera de ella, porque les va a pesar infinitamente. Porque los que son de Dios escuchan las palabras de Dios, pero los que no son de Dios no las quieren escuchar, eso dice la Biblia en Juan 8:47.
        Si solamente creyeran los católicos las escrituras santas y nada más, estarían siendo librados del engaño milenario. Por eso has lo que Yo hago, compara las Escrituras santas, únicas y verdaderas y compáralas a los preceptos y mentiras de Roma. Para que veas con tus propios ojos quiénes tienen la razón.
        Católicos del mundo, solamente Cristo puede salvarlos a todos Ustedes. No irán al cielo por seguir una organización religiosa- así sea una de las más antiguas institución de la tierra, eso no es garantía de NADA, porque la Iglesia Católica Romana, se fundó con base en herejías, mentiras y blasfemias.
        Para darte una idea de las atrocidades cometidas por la religión Católica Romana, investiga sobre “The Antichrist Slideshow,” (La Exhibición Diapositiva Anticristo) la Inquisición o las Cruzadas. Durante la Inquisición, la religión Católica mató a millones. ¿Por qué? Principalmente para suprimir cualquier oposición hacia sus herejías.
        Esto traía “beneficios” adicionales como tomar los bienes materiales de sus víctimas y mostrar el poder del papa. Los Inquisidores Católicos torturaron, mutilaron, quemaron y encarcelaron a millones de personas. ¿Qué sucedió con amar a tus enemigos? (Mateo 5:44). ¿Dónde dejaron la enseñanza de Jesús? Simplemente cambiaron el término amar a los enemigos que dijo Jesús por el término matar a los enemigos que dice Satanás, porque él ha sido un asesino desde el comienzo de la creación cuando manipuló a Caín para que matara a su hermano Abel (Juan 8:44).
        Antes de llegar a problemas específicos sobre la doctrina Católica, vamos a revisar cómo esta organización sedienta de sangre trató a un hombre que simplemente quería hacer llegar la Biblia a la gente común.
        En los 1300s John Wycliff, un inglés, tradujo las escrituras del latín vulgar. Unos cuarenta y tantos años después de su muerte, la religión Católica desenterró sus huesos y los quemó, llamándolo archiherético.
        En los 1500s, William Tyndale buscó traducir la Biblia al lenguaje de la gente común: el inglés. No pudo ganar la aprobación de la religión Católica, así que trabajó como un forajido en Europa, traduciendo la Biblia. Finalmente fue capturado, condenado y ejecutado en 1536. Es por gente como éstos hombres, Tyndale y Wycliff, que las escrituras están en la lengua inglesa.

        Si la religión Católica se hubiera salido con la suya, todavía estarían los ingleses en ignorancia acerca de la Biblia y esclavizados con las mentiras del papa de turno. Faltó tiempo para hablar de otros mártires como John Hus, John Rogers, etc., quienes fueron muertos por gente papista.
        Un hombre que se llamó Guy Fawkes y otra gente papista trató de matar King James VI & I (el rey inglés quien comandó la traducción de la Autorizada Versión de las escrituras publicado en 1611) y el entero parlamento de Gran Bretaña en el “Gunpowder Plot” (una conspiración católica) en 1605.
        King James identificó a Roma como el asiento del anticristo en su, “Prevención a Todos Los Más Poderosos Monarcas” (estuvo escrito en inglés–“Premonition to All Most Mightie Monarches”).
        En Colombia primero nos enseñaron la misa en latín y nada más. Ahora enseñan solo los cuatro (4) evangelios y eso no todos en un ciento por ciento, sino las partes que los curas les quieran leerles a las personas.
        Y qué me dice de la guerra civil en Colombia. No sabe Usted Claudio que el clero católico romano de la época (años 1948 hacia los años 1970 aproximadamente), patrocinó la violencia entre los propios colombianos, defendiendo con armas y dinero al partido conservador colombiano en contra de los liberales.
        No sabe Usted, que en la guerra entre liberales y conservadores, vi personalmente a varias personas liberales muertas, a quienes les habían quitado la cabeza, porque las llevaban a enterrar a Florián, pueblo liberal, mi tierra donde nací.
        El odio y la venganza eran terribles. Usted no sabe ni habrá oído jamás, que a Florián lo quemaron los conservadores y nuestro abuelo Aquilino Peña Pardo perdió una casa grande de dos pisos, todo eso forma parte de la historia real de Colombia.
        El Clero Católico Colombiano de ese tiempo era totalmente conservador y participó activamente en la extensión de la violencia y a favor de los Conservadores.
        Y le cuento la última sino la sabe, algunos judíos de la época de Jesús lo sentenciaron a muerte y algunos Romanos (a quienes defiende Usted ciegamente) y sus soldados mataron a Jesús en la cruz y murió en las afueras de Jerusalén. ¿Niega también estas verdades que le acabo de contar?.

        Voy a enlistar la tradición Católica primero, y después lo que la Biblia dice a cerca del asunto.
        Todas Biblias no son iguales–hoy día hay algunas versiones de la Biblia, que cambian las escrituras
        LA TRADICIÓN CATÓLICA- Llamar a los sacerdotes “padres”. ej.. el Padre Jiménez
        LO QUE LA BIBLIA CATÓLICA DICE EN DHH, – en Mateo 23:9 9 Y no llamen ustedes padre a nadie en la tierra, porque tienen solamente un Padre: el que está en el cielo.
        LA TRADICIÓN CATOLICA- Prohibir a los sacerdotes casarse.
        LO QUE LA BIBLIA CATÓLICA DICE EN DHH, –
        1 Timoteo 4:1-3 Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos renegarán de la fe, siguiendo a espíritus engañadores y enseñanzas que vienen de los demonios. 2 Harán caso a gente hipócrita y mentirosa, cuya conciencia está marcada con el hierro de sus malas acciones. 3 Esta gente prohíbe casarse y comer ciertos alimentos que Dios ha creado para que los creyentes y los que conocen la verdad los coman, dándole gracias.

        1) Es una doctrina de diablos el prohibir casarse.
        2) Pedro estaba casado (hay que recordar que supuestamente el papa continúa la línea apostólica a partir de Pedro, pero NO SIGUEN SU EJEMPLO EN EL MATRIMONIO).
        En Mateo 8:14 se dice: “14 Jesús fue a casa de Pedro, donde encontró a la suegra de éste en cama y con fiebre. 15 Jesús tocó entonces la mano de ella, y la fiebre se le quitó, así que ella se levantó y comenzó a atenderlo.
        En Marcos 1:30 30 La suegra de Simón estaba en cama, con fiebre. Se lo dijeron a Jesús, 31 y él se acercó, y tomándola de la mano la levantó; al momento se le quitó la fiebre y comenzó a atenderlos.
        Lucas 4:38 38 Jesús salió de la sinagoga y entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba enferma, con mucha fiebre, y rogaron por ella a Jesús.39 Jesús se inclinó sobre ella y reprendió a la fiebre, y la fiebre se le quitó. Al momento, ella se levantó y comenzó a atenderlos.
        El Apóstol Pablo relata en 1 Corintios 9:3-5 3 Ésta es mi respuesta a los que me critican: 4 Tenemos todo el derecho de recibir comida y bebida, 5 y también de llevar con nosotros una esposa cristiana, como hacen los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas.

        LA TRADICIÓN CATOLICA- El papa es llamado “Santo Padre”.
        LO QUE DICE LA BIBLIA- El término Santo Padre se puede encontrar sólo una vez en la Biblia. Fue cuando Jesús oró antes de que Él y sus discípulos fueran a Getsemaní. Se refirió a Dios el Padre como Santo Padre. Es una blasfemia llamar a un hombre por el nombre de Dios.
        Cristo en en Juan 17:11 dice: “Yo no voy a seguir en el mundo, pero ellos sí van a seguir en el mundo, mientras que yo me voy para estar contigo. Padre santo, cuídalos con el poder de tu nombre, el nombre que me has dado, para que estén completamente unidos, como tú y yo”.
        Hablando de Jesús en Apocalipsis 4:8 se dice: “Cada uno de los cuatro seres vivientes tenía seis alas, y estaba cubierto de ojos por fuera y por dentro. Y ni de día ni de noche dejaban de decir: «¡Santo, santo, santo es el Señor, Dios todopoderoso, el que era y es y ha de venir!»
        Entonces, ¿Cual santo papa humano?. Es otra herejía de Roma, porque igualan al papa de turno con el mismo Dios el Padre y Dios el Hijo, ni más ni menos.
        LA TRADICIÓN CATOLICA- Purgatorio, monjas y papas.
        LO QUE DICE LA BIBLIA- Ninguno de éstos NOMBRES es mencionado en la Biblia. Es un pecado añadir a lo que NO está en la Biblia.
        En Proverbios 30:6L: “No añadas nada a lo que él diga; de lo contrario, te puede reprender y te hará quedar como mentiroso.
        El papa toma honra que no le pertenece a ningún hombre. Aún el mismo nombre con el que permite ser llamado (santo Padre) es extremadamente presuntuoso y blasfemo (ver arriba).
        Uno no necesita al papa para precisar cuál es la voluntad de Dios. La Biblia dice que Dios le ha dado el Espíritu Santo a cada creyente y que Él (el Espíritu Santo) nos guía y lleva a toda verdad. Todo lo que el creyente necesita es la Biblia y el Espíritu Santo para saber la la verdad y la voluntad del Señor.
        El papado ha sido engañoso, pero lo que es peor, ha sido ciego guiando a católicos ciegos espiritualmente.
        Jesús dijo que ambos caerán en el foso. Católicos, salgan de este sistema que no salva y conozcan a Jesús por ustedes mismos, de manera íntima y cercana, háganlo por su propia salvación.
        NOTA: El purgatorio fue un invento romano para vender las indulgencias y con esos dineros del engaño se construyó en buena parte la basílica de roma. No hay un solo verso en la Biblia que hable del purgatorio, es supuestamente un lugar donde una persona es purificada de pecados — aún los papas aparentemente van ahí.
        Pero La Biblia dice que Jesucristo es el que nos limpia de nuestros pecados, no nosotros a nosotros mismos.
        Pablo dice en Romanos 8:1: “Así pues, ahora ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús”.
        Los autores del libro de Hebreos dicen, en el capítulo 9, versículo 27: “ 27 Y así como todos han de morir una sola vez y después vendrá el juicio,”.

        Cuando una persona muere, su morada eterna queda ya determinada, porque se va al cielo o se va al infierno, no hay sitios intermedios, según la Biblia.
        Los rezos católicos por los difuntos no están en las Escrituras, es otro engaño romano.

        LA TRADICIÓN CATOLICA- la Veneración o adoración de imágenes. El papa se inclina ante estatuas de la virgen María, algunos católicos adoran la eucaristía y tienen estatuas y veladoras en sus casas e iglesias, y les prenden luz artificial a las mismas.
        LO QUE DICE LA BIBLIA- Es que eso que hacen algunos católicos, Dios el Padre los prohíbe y eso es pecado de idolatría, el venerar imágenes o personas. Dios manda no hacerlo.
        Dios el Padre en Éxodo 20:4-5 4 »No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. 5 No te inclines delante de ellos ni les rindas culto, porque yo soy el Señor tu Dios, Dios celoso…”
        Dios no quiere compartir su gloria con nadie, entonces roma dice: Sí haremos o mandaremos hacer esculturas, ídolos, imágenes y todo lo que queramos, porque podemos modificar la Biblia, y eso es precisamente lo que han venido haciendo desde hace mucho tiempo. Venerar y adorar son sinónimos.
        LA TRADICIÓN CATOLICA- La misa. Supuestamente, la hostia y el vino se convierten, según ROMA, realmente en el cuerpo y sangre de Jesucristo cuando el sacerdote reza sobre ellas. La famosa Transubstanciación donde Roma dice que la hostia se convierte en el cuerpo del Señor Jesús y el vino en su sangre.

        LO QUE DICE LA BIBLIA- Jesús murió una vez por nuestros pecados, para nunca repetirse. Se sienta a la diestra de Dios y no se presenta de nuevo en la misa como masa de cuerpo y de sangre.
        En Hebreos 10:12 se dice de Jesús: “Pero Jesucristo ofreció por los pecados un solo sacrificio para siempre, y luego se sentó a la derecha de Dios.
        En el verso 13 sigue diciendo: 13 Allí está esperando hasta que Dios haga de sus enemigos el estrado de sus pies,
        No es cierto que Cristo esté en la hostia católica romana, sino que está a la derecha de Dios el Padre como dice también la Biblia en Marcos capítulo 16, versículo 19.
        Y en verso 14 dice: 14 porque por medio de una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los que han sido consagrados a Dios.
        Cristo no necesitó morir sino una sola vez y eso es suficiente para hacernos aceptos ante Dios el Padre.
        Ahora veamos ¿Cuál es el propósito verdadero de la cena del Señor?.
        En 1 de Corintios 11:24, Pablo dice: “24 y, después de dar gracias a Dios, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que muere en favor de ustedes. Hagan esto en memoria de mí.»
        Y en verso 25 dice: 25 Así también, después de la cena, tomó en sus manos la copa y dijo: «Esta copa es la nueva alianza confirmada con mi sangre. Cada vez que beban, háganlo en memoria de mí.»
        Hacer memoria se repite dos veces y eso significa recordar lo que Jesús hizo.
        Y en verso 26 dice 26 De manera que, hasta que venga el Señor, ustedes proclaman su muerte cada vez que comen de este pan y beben de esta copa.
        La cena del Señor, no tiene nada que ver con perdón de pecados, o para recibir al Señor Jesús. La cena del Señor es para recordemos su sacrificio inmenso en la cruz, cuando comemos un pan lo estamos moliendo con nuestros dientes, lo estamos triturando, partiendo y comprimiendo el pan y al beber el vino estamos acordándonos que por su penetra hasta el interior de nuestro ser y limpia todos nuestros pecados pasados, presentes y futuros.
        Jesús habla de que el pan representa su cuerpo que nos entregó para llevar nuestros pecados, enfermedades, a la cruz y al terminar la cena con sus doce discípulos, el Señor tomó la copa de vino, del nuevo pacto en su sangre, para que nosotros hagamos lo mismo en conmemoración de lo que Él hizo.
        Solo está con nosotros el Espíritu de Cristo, cuando se enseña la verdad
        LA EUCARÍSTIA SE CONVIRTIÓ EN UN ÍDOLO.
        Y ME HARÍA DEMASIADO LARGO, PERO TENGO MÁS EJEMPLOS COMPARATIVOS ENTRE LO QUE DICE ROMA Y LO AUTÉNTICO Y VERDADERO QUE DICE DIOS.

        Me gusta

      • Neil, yo creo que tú estás equivocado, y te he explicado por qué. Pero no creo que tú seas mentiroso porque estoy seguro de que sinceramente crees en lo que dices. Aunque sólo sea por amabilidad, y por caridad cristiana, podías igualmente suponer que yo creo firmemente en lo que digo, en lugar de suponerme maldad y llamarme mentiroso.

        No sé de dónde sacas que yo critico a los israelitas, y menos aún de dónde te sacas un supuesto motivo para mis imaginarias críticas. Por mi parte considero a los judíos un pueblo hermano y tienen todos mis respetos, aunque sólo sea porque de ellos nos llegó la revelación hasta que llegó Jesucristo. El decir que después de Cristo los judíos ya no son el Pueblo de Dios no es criticarles, es constatar los hechos, pues sólo quienes decidieron seguir a Jesús siguieron formando parte del Pueblo de Dios. Si tú crees que los judíos son el verdadero Pueblo de Dios y por tanto su canon bíblico es el inspirado por el Espíritu Santo, entonces deberías abandonar el cristianismo y hacerte judío.

        Lo de las vestimentas, ¿por qué te molesta? ¿Acaso crees que la forma de vestir decorosa es pecado? Jesús nunca se vistió de sacerdote, entre otras cosas porque no se lo hubieran permitido, pues sacerdotes por aquél entonces sólo eran los que oficiaban en el Templo y Jesús no estaba entre ellos, pero si sigues tan de cerca la Biblia también verás que Jesús no bautizó a nadie, y no por eso los curas y pastores deberían no hacerlo.

        Sobre los diez mandamientos pronto sacaremos un artículo, así que no voy a explicar el tema porque pronto quedará explicado, pero te adelanto que tu ex-cura, como es lógico, al abandonar la Iglesia de Jesús cayó en el error libre en el que puede hacer cualquier ser humano que intente comprender las Escrituras por su propio intelecto. Nosotros no suprimimos ningún mandamiento ni reorganizamos nada que no sea fiel al original. Otra cosa es que tú quieras comparar la Biblia con el resumen esquemático de los mandamientos que viene en el catecismo, que es eso, un esquema, pero siempre haciendo referencia al texto original, que como podrás comprobar no hemos modificado ni en una coma, pues te recuerdo que la Biblia, al menos el Nuevo Testamento, ha sido creado, custodiado y transcrito exclusivamente por la Iglesia católica durante los 1500 años que vuestra ideología no existió, y durante todo ese tiempo “cristiano” y “católico” eran perfectos sinónimos.

        “La persona que realmente te quiere es la que te dice la verdad”, dices. Bien, parece que para ti eso es la prueba infalible para demostrar quién tiene razón. Si yo te quiero, entonces te estoy diciendo la verdad. ¿Tú me quieres? Yo podría decirte que como no te conozco ni te quiero ni te dejo de querer, pero ciertamente, por ser hijo de Dios, de entrada te supongo buena fe y buena intención, y me encantaría que algún día descubrieras la verdad, pero imagino que eso es un don de Dios y depende más de Él que de tu esfuerzo. Lo que sí te puedo asegurar es que mis padres me querían, más que nadie, así que según tu razonamiento puedo estar seguro de que ellos me dijeron la verdad, y por tanto mi fe es incuestionable.

        “Si solamente creyeran los católicos las escrituras santas y nada más”… pues entonces estaríamos siguiendo a pies juntillas la doctrina protestante de la Sola Scriptura y por tanto seríamos protestantes. Un error monumental de los protestantes es que llegaron a convencerse de que toda la revelación está en la Biblia y fuera de ella no hay ni más verdad ni nada que pueda ayudar a descubrir la verdad. No era así como creían los primeros cristianos. Si tú crees que las creencias de los primeros cristianos eran erróneas (o tal vez pienses que ellos también eran mentirosos y sólo buscaban corromper a los demás), entonces tú crees que la predicación de Jesús y de los apóstoles fue un fracaso. Jesús, Dios mismo hecho carne, vino a predicar su Evangelio, pero según tú no tuvo éxito. La humanidad entonces tuvo que aguardar 1500 años de oscuridad hasta que llegó Lutero y consiguió en unos años lo que el mismo Dios no había logrado: llevar la verdad a la gente. Imagino que tú mismo podrás ver la ironía de la situación y el sinsentido que supone.

        Lo de dirigirte a los “Católicos del mundo” me halaga, pero por desgracia debo informarte de que esta página web no es tan tremendamente importante como para que tu mensaje se difunda a todos los católicos del universo. Estamos en todos los países, y te aseguro que los católicos chinos, por ejemplo, ni se van a enterar.

        “Durante la Inquisición la religión católica mató a millones”, caray, la Europa de la época debió quedarse despoblada. Ni idea de dónde has sacado esas cifras, pero supongo que no cuesta nada decir “millones” o “trillones” si hace falta, total no necesitas demostrar nada porque no puedes demostrar nada. Por cierto, si conocieras la historia de primera mano, y no a través de eslóganes publicitarios, harías mejor en silenciar este asunto, porque las matanzas y persecuciones de los protestantes superaron con creces a las del lado católico. Quien se dedicó a perseguir protestantes con más saña no fueron los católicos, sino los mismos protestantes, pues ya en vida de Lutero comenzaron las persecuciones entre unos y otros bandos, y así se llenó Estados Unidos de protestantes que huían de las persecuciones de países protestantes que los consideraban herejes, e incluso en Estados Unidos estos “refugiados religiosos” se dedicaron poco después a perseguirse entre sí también, sobre todo a los mormones y a los católicos, por supuesto

        ¿Crees que un puñado de países católicos se convirtieron en masa al protestantismo en sólo unos pocos años gracias a la santidad de Lutero? No señor, fue un rodillo implacable, o te convertías o te cortaban la cabeza, y aunque la masa siempre es acomodaticia, miles y miles de personas hubo que se resistieron, para su mal. Pero sería absurdo hablar de millones, incluso por el lado protestante. Más gente mataron las guerras por el poder que todos los que murieron por causa de su fe, sumando católicos y protestantes.

        No tengo el gusto de conocer a Florián ni a su abuelo de usted, imagino que ambos serían grandes personas. Pero si otra gente (liberales, conservadores) dieron rienda suelta a sus odios, ¿qué tiene eso que ver con la Iglesia? Si vamos a esas cosas podría decirte que en este país hubo una guerra civil, y uno de los dos bandos se dedicó a reprimir al catolicismo, quemando conventos, violando monjas, asesinando a todos los curas que podían por el sólo hecho de serlo ¿y qué prueba eso? Que las guerras civiles son horribles, que el odio siempre acompañará a los hombres, que el radicalismo, por cualquier lado que llegue, siempre trae malas consecuencias. La humanidad no se compone de católicos y protestantes y budistas y ateos, se compone de personas humanas. Crean lo que crean siempre seguirán siendo seres humanos y arrastrarán todos los defectos y debilidades, pero también las grandezas, de la raza humana. Si crees que los católicos son malvados y los protestantes son gente maravillosa, entonces es que no entiendes la naturaleza humana. Una cosa nunca cambia, quien tiene el poder, sea de la ideología que sea, antes o después siempre intenta reprimir, sutilmente o brutalmente, toda ideología contraria. Lo hicieron los católicos donde tenían el poder, y lo hicieron los protestantes donde tenían el poder. Si tu país fuese de mayoría protestante seguro estoy de que los católicos tendrían problemas.

        Y luego vuelves a empeñarte en la idea de que yo desprecio a los judíos ¿pero de dónde te has sacado eso? Tal vez funcionas más con tus prejuicios que con constataciones.

        Dices que Pedro estaba casado. Por supuesto ¿y qué? la manera en la que nosotros nos organicemos es cosa nuestra, si los curas no se casan no es porque la Biblia lo prohíba, sino porque en un momento dado la Iglesia decidió que el celibato era mejor, siguiendo las enseñanzas de Pablo, por cierto. En este asunto, como en muchos otros, deberías tener más picardía y pensar que durante 2000 años hemos estudiado la Biblia, que durante siglos las mentes más brillantes de Europa estudiaron la Biblia y la debatieron ¿y ahora crees en serio que acabas de descubrir que aquí o allá la Biblia dice alguna cosa de la que no nos habíamos enterado?¿Crees en serio que los católicos no sabíamos que Pedro estaba casado? ¿Crees que no conocíamos el episodio, representado en multitud de cuadros desde la Edad Media, llamado “Curación de la suegra de San Pedro? ¿En serio nos crees tan ignorantes? Pues si a pesar de conocerlo hacemos lo que hacemos, puedes discutir si es por mala interpretación o por lo que sea, pero suponer que lo hacemos por no conocer la Biblia…. buff, qué fuerte.

        En la Biblia no aparece la palabra “monja”, etc. Caray, no dejas de sorprenderme, al final acabarás diciendo que como la Biblia no dice nada de la Vía Láctea eso demuestra que no existe. De verdad, ahí no nos podremos ni entender, porque pareces creer que lo que no aparece en la Biblia no debería existir. Respeto esa opinión si quieres mantenerla, pero a mí me parece un tanto extravagante. Estamos en el siglo XXI, no podemos funcionar de la misma forma que en el siglo I. La Verdad no cambia, pero la manera de funcionar cambia muchísimo porque se va adaptando a las circunstancias. El cristianismo no es el judaísmo, te lo digo de nuevo. En el Antiguo Testamento se dieron normas muy detalladas de todo, de cómo eran las vestimentas, los objetos sagrados, el Templo, los ritos, las oraciones, todo, todo queda detallado. Pero Jesús vino a traernos la Verdad, no nos dio otro manual superdetallado con todas las cosas cómo deben ser y cómo debe hacerse. Si una mujer, junto con otras, quiere llevar una vida comunitaria de entrega a Dios, ¿crees que es ofensivo para Dios porque Jesús no dijo que las mujeres podían vivir en comunidad para entregarse a Dios? Esas oraciones tan comunes entre muchos protestantes que hacen tomándose las manos en círculo… me parecen estupendas, sólo alabanzas, pero dime en qué parte de la Biblia se dan instrucciones para rezar así. ¿Y crees que porque no vengan esas instrucciones es malo rezar tomándose de las manos?

        El purgatorio fue un invento romano. De verdad que conoces muy poco nuestra fe o nuestra historia. Si esa creencia produjo siglos después excesos, son los excesos los condenables, no la creencia. Si un creyente mata en el nombre de Dios, su acción es condenable, pero no sirve para justificar que Dios no existe. Debes diferenciar entre lo que viene de Dios y lo que viene del hombre.

        Tu negación de la transubstanciación es la prueba más evidente de tu absoluto desconocimiento, o tu absoluto desprecio, por las creencias de los primeros cristianos, por no decir de la Biblia. Pero bueno, los textos bíblicos siempre se pueden malinterpretar y retorcer, aunque sea con buena intención, pero los testimonios de los siglos I, II y III son bien claros al respecto: los cristianos creían que el pan y el vino se convertían en el cuerpo y la sangre de Jesús, tal como afirma la Biblia. Si ustedes creen que era una metáfora, pues entonces los primeros cristianos lo entendieron profundamente mal, y de nuevo tendríamos que constatar el fracaso de Jesús en su misión.

        La eucaristía no sirve para perdonar pecados, no sé de dónde sacaste esa idea. La eucaristía es una actualización de la muerte en la cruz, y es esa muerte la que sirvió para perdonar pecados (para permitir que se pudieran perdonar).

        Mira Neil, las cosas que dices no son tonterías, tienen sentido si se interpretan los textos según tu manera de interpretarlos. Del mismo modo las cosas que yo digo no son tonterías y tienen sentido si se interpretan como yo lo hago. Para un ateo nuestra conversación sería absurda porque se trata simplemente de dos puntos de vista diferentes, y los dos justificándose en el mismo libro. Tomar citas de aquí y de allá y explicarlas cada uno a su modo no demuestra nada, como mucho puede demostrar lo bueno o malo que es uno explicando las cosas. Si yo estoy convencido de que las interpretaciones de mi Iglesia son las correctas no es porque piense que nosotros somos más listos y lo razonamos mejor, sino porque nuestras interpretaciones se basan en lo que la Iglesia ha dicho durante todos estos siglos. Es el hecho de poderme remontar a la era apostólica y comprobar que los escritos de los primeros cristianos muestran que su fe era la misma que hoy tengo yo, es eso lo que hace que yo me sienta seguro de que nuestras doctrinas son las correctas. Ningún razonamiento humano, por bueno que sea, me podría demostrar que una doctrina está equivocada (a menos que mi Iglesia no tuviera argumentos para defenderse), porque todo razonamiento es producto de la mente humana, pero si Dios vino a traernos la verdad, no puedo creer que fracasara y todavía en vida de los apóstoles cayeran todos en el error. Creo firmemente que Jesús fundó su Iglesia, prometió protegerla, y lo hizo maravillosamente bien, de modo que el cristianismo que encontramos en los primeros siglos es el que Jesús pretendía, con errores humanos de todo tipo, pero no errores doctrinales. Frente a eso, alguien que ha estudiado creencias nacidas hace cinco siglos o menos no puede de ningún modo convencerme de que esos “descubrimientos” humanos pueden falsear las doctrinas de la comunidad cristiana que los apóstoles fundaron. De ningún modo. Y este argumento, que para mí es el fundamental, debería hacerte reflexionar. Mi Iglesia viene de Jesús, sin interrupción, generación tras generación, podemos remontarnos a Jesús. Tu iglesia no pude hacer eso, no puede afirmar que viene de Jesús, sino que encontró a Jesús y su verdad en el siglo XVI o más tarde pero ¿cómo fue ese encontrar? ¿vino Dios a decirles, esto es lo que quiero, lo siento, antes me lié y confundí a todo el mundo? No, son siempre hombres quienes “descubrieron” doctrinas nuevas y lograron gente que les creyera y les siguiera, y cada fundador tuvo su propia interpretación de las cosas y logró su propio grupo de seguidores, luteranos, metodistas, anglicanos, adventistas, bautistas, etc, etc, etc, ¿Acaso no dice la Biblia que nadie diga, yo soy de Pablo, o yo soy de Pedro o yo soy de Apolo porque uno solo es Cristo Jesús? Pues empezad por ahí a ver si lográis formar una sola comunidad con unas mismas creencias, por lo menos entre los que os consideráis todos hijos de una misma “Reforma”. Eso os permitiría al menos hacer un poco más creíble la doctrina de la iluminación individual, y podrías al menos decir que vuestras doctrinas no vienen de intelecto humano, sino del Espíritu Santo. Pero ese supuesto Espíritu Santo que inspiró a Lutero ¿no era el mismo que inspiró a Calvino y a todos los demás? ¿Entonces cómo es que cada uno llegó a interpretaciones diferentes? No se sostiene.

        Pero esto ya se alarga mucho. Casi todas las cosas que comentas están ya explicadas en artículos publicados aquí, así que por no pasarme tres días rebatiendo tus argumentos, te dejaré varios enlaces, por no dejarte 40, y si tanto quieres saber lo que creemos nosotros puedes molestarte en leerlos. Allí encontrarás montones de citas bíblicas, que pareces echar tanto de menos en mis explicaciones. Para mí una cita o tres citas aisladas y sin contexto no sirven para demostrar nada, con un poco de habilidad, se pueden encontrar en la Biblia citas para demostrar prácticamente cualquier cosa.

        Sobre la Inquisición:
        https://apologia21.com/2015/10/03/la-inquisicion-espanola-verdades-y-mitos/

        Sobre el mito de las persecuciones católicas:
        https://apologia21.com/2015/10/25/la-iglesia-perseguidora-y-perseguida/

        Sobre el culto a los santos en la Iglesia primitiva:
        https://apologia21.com/2014/01/18/el-culto-a-los-santos-en-la-iglesia-primitiva/

        Sobre lo ilógico de la Sola Scriptura:
        https://apologia21.com/2016/11/03/desmontando-la-sola-scriptura/

        Sobre el culto a María en la Iglesia primitiva:
        https://apologia21.com/2014/03/04/maria-en-la-iglesia-primitiva/

        Y por no llenar esto de enlaces te pongo el índice, allí podrás encontrar detalles de casi todo:
        https://apologia21.com/listado/

        Sobre si se puede o no llamar “padre” a los sacerdotes:
        https://apologia21.com/2014/05/25/a-nadie-llameis-padre-en-la-tierra-y-a-los-curas/

        Sobre el orgien de la misa:
        https://apologia21.com/2015/08/29/origen-de-la-misa-catolica-es-la-liturgia-pagana/

        Sobre la Transubstanciación:
        https://apologia21.com/2013/07/09/origenes-de-la-eucaristia-catolica/

        Como te dije, falta un monográfico sobre las imágenes, pero eso es lo que ahora se está preparando.

        Si en el futuro quieres debatir algún punto concreto serás bienvenido, pero por favor, una predicación entera no porque este no es el sitio adecuado. Nunca dejo un desafío doctrinal sin contestar de una u otra forma, pero si pones aquí predicaciones con 40 ideas diferentes tendría que pasarme horas contestándote y no dispongo de ese tiempo, además de que me obligaría, como ahora, a pasar rápidamente por encima de todo sin profundizar en nada, lo cual no puede arrojar demasiada luz ni a ti ni a nadie.

        Gracias Neil por participar, y si vuelves a hacerlo te agradecería que dieras por supuesto mi buena voluntad, como yo doy por supuesto la tuya, en lugar de llamarme mentiroso y manipulador, porque empezando así se le quitan a cualquiera las ganas de dialogar y en vez de un dialogo entre hermanos podemos acabar lanzándonos argumentos como pedradas, lo cual siempre es lamentable y nunca conduce a nada, salvo a dar un espectáculo bochornoso.

        Dios te bendiga

        Me gusta

      • Claudio:
        Tú dices: “Así que tenemos al Pueblo de Dios, que aceptó a Jesús como Mesías, usando el canon alejandrino, y a los judíos que rechazaron a Jesús, usando el que se llamara luego “canon judío”.
        Eso que tú afirmas antes, no es cierto en su totalidad, porque:
        1) Todos los judíos NO rechazaron a Jesús.
        2) Donde deja a sus discípulos Lázaro, María y Martha, sus hermanas.
        3) Los discípulos de Jesús que eran 12 inicialmente y al menos 11 eran judíos, junto con sus familias, seguidores también de Cristo.
        4) Donde ubicas tú a los 72 ó 70 de acuerdo a la Biblia que uses y a sus familias, que como seguidores del Señor fueron enviados a predicar y a echar fuera espíritus inmundos.
        5) Se le olvidó que José de Arimatea pariente de María, era discípulo de Jesús y qué dice de Nicodemo y su familia.
        6) Del mismo modo, donde ubica a María, a José y a sus Hijos (as).
        7) Donde sitúa a los evangelistas.
        Y Tú metes a todos los judíos, como si hubiesen rechazado al Señor y eso no es verdad, eso es mentira.
        Tú dices: “Y 15 siglos más tarde aparece Lutero, que de estos asuntos no sabía gran cosa, y decide que el canon judío es más auténtico porque… viene de los judíos!, rechazando el canon que eligieron los cristianos seguidores de Jesús.
        Lutero dejó un legado que quieres minimizar y pisotear con tus ataques verbales y es verdad que pasó a la historia con aciertos y con desaciertos, como todo ser humano o Tú, ¿Sigues creyendo ingenuamente que el papa es infalible?.
        Es probable que ni tú ni yo, ninguno de los dos, lleguemos a ser tan conocidos y respetados como Lutero. Pero te digo que, en mi conocimiento, él dijo verdades fundamentales que están en la Biblia y sino refútale las 95 Tesis que planteo. Yo le creo a Dios y es a su palabra la admiro, respeto y trato de cumplir con su ayuda divina.
        Y sí Martín Lutero interpreto correctamente las Escrituras, en eso y solo en eso estoy de acuerdo con él, y más que estar de acuerdo con él, estoy muy ceñido a la verdad y lo que la Biblia nos enseña. Así que Yo personalmente, Soy Bibliocéntrico y Cristocéntrico y no trago entero lo que digan los demás, porque para mí, mi mayor pasión es Cristo y escudriñar la Santas Escrituras, en tanto que su pasión es creer en las tradiciones humanas y todo lo tus padres te enseñaron. Eso está bien y esas tus creeencias.
        Entonces Yo dependo de Dios Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y tú dependes del papa de turno y de lo que ellos te digan, eso haces tú a ojos cerrados. Y es que yo no necesito a nadie más, sino a Dios principalmente y también a mi familia, amigos y conocidos.
        Yo no puedo generalizar, como tú si lo haces respecto a los judíos y Yo no puedo decir que porque algunos romanos mataron a Jesús, entonces todos los romanos lo mataron, si Yo afirmara eso sería mentiroso. No sé si eres nacido en roma o en españa.
        El Canón Alejandrino que tanto defiendes, tiene los libros deutorocanónicos, adoptados por Roma en forma unilateral.
        Veamos ahora
        ¿De cuántos libros se compone la Biblia?
        La Biblia Protestante consta de 66 libros y la Biblia Católica de 66 más los 7 libros y 5 escritos que se han denominado los deutorocanónicos (añadidos después del canon). Esos libros no inspirados por ningún Profeta de Dios y que tanto defiendes, ni el Señor Jesús ni los Apóstoles los mencionan, porque son libros apócrifos.
        La palabra Canon viene del hebreo “ganeb” que significa caña y del griego “kanon” que equivale a vara o regla. Por tanto, se podría decir que el Canon es una medida que todos los libros de la Biblia deben cumplir, sin excepción. Así que los que Dios inspiró es pura Escritura y los demás libros no lo son.
        Biblia Protestante Biblia Católica
        Antiguo Testamento 39 Libros 46 Libros más 5 Escritos
        Nuevo Testamento 27 Libros 27 Libros
        TOTAL 66 Libros 73 Libros + 5 Escritos

        La diferencia en número, solo se presenta en el Antiguo Testamento, porque en el Nuevo Testamento se tiene la misma cantidad de libros. Entonces cabe una pregunta muy sencilla, ¿Cuáles son los libros que preponderantemente debemos leer, aprender, aplicar a nuestras vidas y enseñar a otros, para hacer seguidores de Dios y discípulos de Jesucristo?.

        Ni la Biblia Hebrea ni la protestante, admiten los siguientes libros deuterocanónicos del Antiguo Testamento:
        SIETE (7) LIBROS AGREGADOS AL ANTIGUO TESTAMENTO
        Tobit, Judith, 1ª y 2ª de Macabeos
        Sabiduría, Eclesiástico, Baruc,
        CINCO (5) ESCRITOS ADICIONALES:
        Esther Griego Carta a Jeremías
        Bel y el Dragón
        Oración de Azarías Susana
        Las 12 adiciones a la Biblia, no son reconocidos como inspirados por muchas comunidades cristianas, por cuanto al pueblo de Israel le fue dada la revelación divina, que corresponde a los 39 libros del Antiguo Testamento y esa es la Biblia total para los judíos. Así que el Israel constituido en la Biblia, acepta solamente 39 libros del Antiguo Testamento, en tanto que los otros 12, sí son aceptados e incluidos en la Biblia Católica Dios habla hoy.
        Dichos libros oficialmente los aceptó la Iglesia Católica Romana, en el Concilio de Trento del año 1.546, porque antes tenía solo 39 libros como Antiguo Testamento. Estos 7 libros y 5 escritos se han denominado deuterocanónicos u ocultos o que fueron adoptados en el segundo canon o Apócrifos, es decir después del canon o regla establecida para los seleccionar los 66 libros inspirados por Dios.
        La biblia Hebrea (Israelita) tiene un canón para el Antiguo Testamento de 24 libros, que son los mismos 39 libros de la Biblia Protestante, la diferencia radica en que el primer libro es Génesis y el último Crónicas, puesto que concentra más libros en uno solo, de tal forma que se reduce el total de los mismos, de 39 a 24. Los Israelitas, primer pueblo escogido por Dios, rechazan los 7 libros deuterocanónicos y los 5 escritos, en lo que respecta al Antiguo Testamento, porque son los judíos quienes tienen suficiente autoridad en ello y Cristo vino a ellos en primer lugar y a predicarles y posteriormente a los Samaritanos y por último a nosotros los gentiles, donde estamos incluidas el resto de las naciones de la tierra
        La tarea es escudriñar la palabra de Dios, verificarla y estudiarla, para aceptar y acatar solo lo que sea verdaderamente la palabra del Señor. Si creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y confiamos en el Todopoderoso, con toda seguridad viviremos de acuerdo con lo que ella nos manda y no cambiaremos nada de lo que dice.
        Ahí es donde Tú criticas el canón judío y de hecho a los judíos mismos. Me das la razón nuevamente, de que hay dos cánones, uno de ellos (el judío que no te agrada para nada y el alejandrino que te fascina y te desvives por el). Eso es precisamente juzgar, enjuiciar, evaluar. Entonces sí calificas negativamente el canón judío, lo haces porque no incluimos los libros apócrifos para nosotros. Y desde luego que todos juzgamos, por lo cual es importante decir la verdad.
        Afirmas también que “…Por mi parte considero a los judíos un pueblo hermano y tienen todos mis respetos, aunque sólo sea porque de ellos nos llegó la revelación hasta que llegó Jesucristo”.
        Te respondo: con Jesús no solo llegó la revelación de las buenas noticias, esa revelación Divina que nos trajo y que tú aceptas y eso está bien, más el Mesías enviado por Dios el Padre vino del cielo a la tierra, no es terrenal (Lucas 8:1; Juan 4:25-26), nos habla del Reino de Dios (Lucas 12:32), de la salvación eterna o condenación infinita (Juan 3:16-18, 14:6; Hechos 4:12; 1ª de Timoteo 2:5), del perdón de los pecados (Mateo 6:12) limpiándonos con la sangre de Jesús (1ª de Juan 1:7), y muchos temas más.

        Dices Tú “Evidentemente no queremos decir que ella generó a Dios, pues ella fue creada por Él, pero negar que María sea madre de Dios es lo mismo que negar que Jesús sea Dios y hombre verdadero”.
        Te digo que esa afirmación tuya no es cierta y tu premisa es falsa y así que la conclusión de tu silogismo también y te explico porque:
        El Ángel Gabriel enviado por el Padre, a una pregunta de María, le contestó en Lucas 1:35, 37Biblia DHH: “35 El ángel le contestó: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo se posará sobre ti. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios. 37 Para Dios no hay nada imposible.
        Sí lees bien e interpretas esta verdad, ahí no dice que Jesús es Hijo de María, como tú pretendes hacer creer no solo a todos los católicos sino a nosotros del mismo modo, pues dices esas cosas contrariando la verdad de Dios y sin argumentos bíblicos ni teológicos. Si tú no estás equivocado, estás diciendo que el Ángel Gabriel se mintió y te digo que eres tú muchísimo más mentiroso que dicho Ángel.
        María acepta llevar en el vientre a Jesús (Lucas 1:38) y antes de eso, ella sabía la verdad, pero la confusión está en que guardó silencio (Lucas 2:19, 51).
        Jesús en la carne no tuvo padres terrenales sino cuidadores, aunque millares de ángeles estaban con Él. Jesús fue concebido: a) por el Espíritu Santo (Mateo 1:20 b; Lucas 1:35) y b) Dios el Padre (Lucas 1:35: Hebreos 10:5), esa fue la verdad que el ángel dice. Ahora como tú no crees en la Biblia entonces piensas que eso no es verdad.
        Dios el Padre en el Bautismo de Jesús, habla y “Se oyó entonces una voz del cielo, que decía: «Éste es mi Hijo amado, a quien he elegido. EEs muy claro que es Jesús es Hijo del Padre celestial, no de María, por esto es contrario a la verdad y ahora el bautismo por aspersión de los infantes, que realiza su iglesia, no es el correcto, por varias razones: 1) Bautismo viene del griego baptizo, y significa muchas aguas. Jesús era adulto cuando voluntariamente se bautizó, de unos 30 años aproximadamente y fue al río Jordán donde habían muchas aguas y lo hizo por inmersión, no por aspersión como tú lo haces, si eres un cura, porque no sé si lo eres o no.
        2) Jesús no tuvo padrinos sino testigos presenciales de su bautizo y lo hizo para cumplir toda justicia, más no era, ni es, ni será pecador.
        3) Jesús conocía las Escrituras, un niño no las conoce y la voluntad del Padre era que Cristo que se bautizara a esa edad y no antes de esa edad.
        4) Juan el Bautista estaba bautizando adultos por eso a los judíos malos les dijo, en Mateo 3:7: “Pero cuando Juan vio que muchos fariseos y saduceos iban a que los bautizara, les dijo: «¡Raza de víboras! ¿Quién les ha dicho a ustedes que van a librarse del terrible castigo que se acerca?. Jesús también les dice lo mismo en Mateo 23:33 y les anuncia el castigo eterno para ellos.
        5) Entonces el bautismo es para adultos ya pecadores como los menciona el evangelista y tengo muchos pasajes bíblicos más; así que no es cierto que sea para los Niños (as), porque Jesús dice de ellos, en Lucas 18:16 Entonces Jesús los llamó y dijo: Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. 17 Les aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Los Niños (as) que mueren pequeños no tienen ningún problema para su salvación eterna, en tanto que algunos de sus padres, sí podrían ir al infierno.
        Si el mismo Satanás reconoce en dos oportunidades, que Jesús es Hijo de Dios, cuando le hace a Cristo dos preguntas para tentarlo, en Mateo 4:3 y versículo 6 de Mateo capítulo 4. ¿Tú y Roma niegan lo que Satanás dice, siendo que ahí sí dijo la verdad?.
        Ahora, según Ustedes, María además de ser la Madre de Jesús, también lo es de Dios el Padre y del Espíritu Santo, porque las tres personas son un solo Dios y en esas condiciones, al ser María la madre de Dios como afirma Roma, pues la ubican como la primera persona en el cielo, y pienso que esa es, parte la fe de los Católicos tienen en ella, que los va a salvar del horno de fuego, cuando bíblicamente el único intermediario entre Dios (el Padre) y nosotros, es un solo hombre que llama Jesús y nadie más (1ª de Timoteo 2:5). Respeto su creencia milenaria, pero no por ser milenaria es verdadera, pues es contraria a las Escrituras.
        Y hay muchas citas bíblicas que Usted desconoce o no le interesa conocerlas o ya se le olvidaron.
        Ahora, quienes falsificaron las Escrituras Originales fueron sus maestros de la iglesia católica romana. Ahí a simple vista se ve y con un simple razonamiento se entiende. Te lo estoy demostrando con las Escrituras, con la única verdad de Dios: Las Escrituras, que tanto rechaza y en las cuales no confía y contradice abiertamente, le recomiendo tener mucho cuidado por la maldición que ha estado cayendo sobre todos los que modificaron el evangelio de Cristo.
        Desde la época en que vivió el Apóstol Pablo, ya habían personas interesadas en cambiar la verdad de la Biblia, mire con detenimiento Romanos 1:25: “ En lugar de la verdad de Dios, han buscado la mentira, y han honrado y adorado las cosas creadas por Dios y no a Dios mismo, que las creó y que merece alabanza por siempre. Amén. Así que no mantengan prisionera la verdad para los católicos que no han entendido las Escrituras.
        Estudia lo que se dijo en Gálatas 1:6-9: “Estoy muy sorprendido de que ustedes se hayan alejado tan pronto de Dios, que los llamó mostrando en Cristo su bondad, y se hayan pasado a otro evangelio. 7 En realidad no es que haya otro evangelio. Lo que pasa es que hay algunos que los perturban a ustedes, y que quieren trastornar el evangelio de Cristo. 8 Pero si alguien les anuncia un evangelio distinto del que ya les hemos anunciado, que caiga sobre él la maldición de Dios, no importa si se trata de mí mismo o de un ángel venido del cielo. 9 Lo he dicho antes y ahora lo repito: Si alguien les anuncia un evangelio diferente del que ya recibieron, que caiga sobre él la maldición de Dios. Esa maldición que pronuncia el Apóstol Pablo la reciben todos aquellos que siguen creyendo en otro evangelio equivocado y desviado de la verdad y en este caso es el evangelio católico romano adulterado e inventado por hombres que tergiversaron las Escrituras.

        Manifiestas que: “la Iglesia Católica mantuvo el canon alejandrino, que era el usado por los cristianos desde el principio, y por tanto el bendecido por los apóstoles”.
        Eso es mentira, NO hay ninguna cita bíblica que en las Escrituras (66 Libros) donde se haga referencia al canon alejandrino. No diga mentiras y mucho menos que dicho canon haya sido “bendecido por los apóstoles”. ¿Cuáles Apóstoles?. Si ninguno de los 12 Apóstoles bendijeron el canón alejandrino, ni los 72 tampoco, ni el Apóstol Pablo, ni Santiago ni el propio Señor Jesús tampoco bendijo ese canón. Cualquiera puede bendecir las mentiras de otros.
        También dices: ”Así que tenemos al Pueblo de Dios, que aceptó a Jesús como Mesías, usando el canon alejandrino, y a los judíos que rechazaron a Jesús, usando el que se llamara luego “canon judío”.
        Esta es otra respuesta falsa. El verdadero pueblo de Dios hace y sigue a Jesucristo, Ustedes siguen al papa de turno. Reconozca la verdad, por eso cambiaron las Escrituras con evangelios falsos.
        Estudie lo que Cristo dice en:
        Juan 14:23 23 Jesús le contestó: El que me ama, hace caso de mi palabra; y mi Padre lo amará, y mi Padre y yo vendremos a vivir con él.
        ¿Roma y Claudio, hacen caso de la Palabra de Jesús?. Rotundamente la respuesta es NO, por el contrario le tienen poca importancia y NO LA ACEPTAN y no aman a Jesús y mucho menos al Padre, porque la Escrituras son la doctrina del Padre como lo dijo antes el Señor.
        Y el Señor Jesús le dice a Dios el Padre en:
        Juan 17:17 17 Conságralos a ti mismo por medio de la verdad; tu palabra es la verdad.
        Observamos en este verso, dos virtudes de la palabra de Dios: Es Santa y es al mismo tiempo es Verdadera. Así que la palabra del Padre es auténtica, siendo la misma que enseñó Jesús y el Espíritu Santo. Por ello es UNICA, no hay más verdades en la Biblia.

        Allá Tú y tus maestros que te enseñaron otras cosas distintas, y que cambiaron la verdad por la mentira y que Roma, Claudio y otras personas todavía la creen, que ojalá no sea para su propio castigo y condenación eterna. Mi deseo es que nos salvemos todos y todas, incluyendo a la toda la iglesia de roma.

        Y el Evangelista Juan corrobora las palabras de Jesús en:
        1ª Carta de Juan 2:5 5 En cambio, si uno obedece su palabra, en él se ha perfeccionado verdaderamente el amor de Dios, y de ese modo sabemos que estamos unidos a él.
        Con toda razón nosotros los cristianos evangélicos creemos totalmente en la palabra de Dios, Ustedes no creen en ella.
        LA ESTRATEGIA DE SATANÁS
        La estrategia de Satanás consistió hacer ver a nuestros primeros padres, que las mentiras de él eran verdades para ellos, cambiando la palabra de Dios el Padre y fue así fue que engañó a Adán y a Eva y efectivamente consiguió su propósito malintencionado.
        El astuto engañador satánico y sus ángeles demoniacos, siendo vencido por Dios y sus Ángeles son lanzados a la tierra y desde esa época, vienen engañando a muchísimas personas (Apocalipsis 12:9). El arma secreta de Satanás son las mentiras y los mentirosos siguen al padre de la mentira que es el mismo Diablo o Lucifer (Juan 8:44).
        VEAMOS ALGUNAS COINCIDENCIAS
        Satanás cuestionó la palabra de Dios, la modificó con mentiras. El Diablo le dijo a Eva, en Génesis 3:1 b: “…¿Así que Dios les ha dicho que no coman del fruto de ningún árbol del jardín?. Lucifer no negó que Dios el Padre les había hablado, para que creyeran sus mentiras. Y esa fue la misma táctica que uso al tentar a Jesús: “…Si de veras eres Hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en panes…”. Más no le funcionó su astucia, pues Jesús le respondió con sabiduría del cielo y sus tres respuestas las encuentras en el libro de Deuteronomio 8:3, 6:16, 13.
        Roma se metió con las Escrituras y las cambio, desde hace más de 1.000 años, las varió en aspectos fundamentales como los que ya te dije y otros más, reemplazo la verdad por las apariencias, que son contrarias a la palabra auténtica de nuestro Creador.

        [eliminado a partir de esta línea]

        Me gusta

      • Para que veas que hasta una coma puede tener gran importancia. Yo no he dicho que los judíos rechazaron a Jesús, sino que hablé de “los judíos que rechazaron a Jesús”, sin coma, o sea, aquellos judíos que rechazaron a Jesús, pero no los otros judíos que sí aceptaron a Jesús y por lo tanto siguieron formando parte del Pueblo de Dios. Así que todo tu listado de judíos cristianos es innecesario. Como también es innecesario seguir llamándome mentiroso con la alegría que lo haces.

        La infalibilidad del papa está explicada aquí:
        https://apologia21.com/2012/09/12/el-dogma-de-la-infalibilidad-papal/
        Por si acaso crees que consiste en que todo lo que dice el papa es infalible.
        Decir que yo dependo del papa de turno es no conocer ni cómo funciona la Iglesia ni, por supuesto, cómo funciono yo. Haces demasiados comentarios sobre lo que yo pienso o siento o es mi intención como si me conocieras profundamente, deberías contenerte más en tus valoraciones personales, los debates hay que hacerlos con la cabeza, no con las tripas.

        Y de nuevo vuelves con lo de los judíos. No sé qué tienes tú con los judíos pero continuamente entiendes mal lo que yo digo y mis aclaraciones no parecen tener ningún efecto en ti, porque sigues con lo mismo. Por lo que dices parece como si yo hubiera dicho que todos los judíos mataron a Jesús, cuando yo de ese asunto no he dicho nada ¿seguro que me estás respondiendo a mí?

        Todo lo que explicas sobre el canon del Antiguo Testamento es lo que Lutero decidió, y puesto que es vuestra religión tenéis derecho a elegir qué libros queréis usar, pero en algo te equivocas totalmente (no tengo ningún interés en llamarte mentiroso por ello), dices “El Israel constituido en la Biblia acepta solamente 39 libros”. Ese Israel del que hablas no puede ser el pueblo judío que al empezar el siglo II estableció su propio canon, pues te refieres al Israel que aparece en la Biblia. Si te hubieras leído el artículo que te dije, sabrías que en los tiempos bíblicos Israel no tenía un canon fijado, y el único canon que más o menos estaba establecido era el que usaban los judíos de la diáspora (y en parte también los de Palestina) y ese era el canon alejandrino, el mismo que los cristianos siguieron usando después. Por tanto si sigues con la idea de que vuestro canon es el de los judíos de los tiempos bíblicos, te estarás engañando. Vuestro canon fue decidido un siglo después de Cristo por aquellos judíos que habían rechazado al Mesías. Los judíos que sí aceptaron a Jesús, y los gentiles que le aceptaron, siguieron usando los textos que usaban sin prestar atención a decisiones tomadas por otra religión que no era la suya. El canon alejandrino es varios siglos más antiguo que el llamado canon judío, así que aunque sólo fuera por eso, sí es correcto afirmar que el canon judío, que es también el vuestro, suprimió libros de la Biblia.

        Tu idea de que el canon católico apareció en Trento tampoco es correcta. Trento decidió proclamar oficialmente el canon bíblico precisamente para dar respuesta al error de Lutero, pero ese canon que proclamó es el que siempre se había usado.

        Y por enésima vez me acusas de criticar no sólo al canon judío, sino “de hecho a los judíos mismos”. De verdad, no entiendo tu empeño en que yo critico a los judíos, pero en fin, sigamos.

        Planteas el tema del canon en plan de gustos personales (dices que el canon judío no me agrada para nada y el alejandrino me fascina). Te recuerdo otra vez que esto debe ser un debate serio de ideas, con la cabeza, no una discusión infantil. El canon judío no es que me desagrade o me fascine, es que es el canon de los judíos postbíblicos, y por lo tanto me parece estupendo que ellos tengan el canon que quieran. El canon alejandrino es el de los cristianos, así que es la Biblia inspirada por Dios. No se trata de que me guste un canon más que otro, se trata de saber cual canon contiene toda la Palabra de Dios.

        En el tema de María, madre de Dios, confieso que tus argumentos son para mí muy novedosos, y eso que este tema ha sido debatido con protestantes muchas veces, pero nunca me habían dicho que María no fue la madre de Jesús. Lo que dicen normalmente es que María sólo fue madre de la parte humana de Jesús (como si Jesús tuviera dos partes), pero nunca nadie había cuestionado lo más evidente de todo, que María era madre. No se trata ni de teología ni de silogismos, como dices, sino de pura ciencia natural. El arcángel no trajo un feto y lo metió en el vientre de María, el arcángel le dijo que el Espíritu le había fecundado.

        En Mateo 1:20 el ángel dice a José que “el hijo que ha concebido es por la acción del Espíritu Santo”. Si una mujer concibe un hijo, lo gesta y lo da a luz y lo cría… ¿podemos decir que esa mujer no es su madre? ¿Entonces qué significa para ti la palabra “madre”? porque debe de ser que estamos hablando de cosas diferentes.

        Pero lo más sorprendente es que al parecer consideras que afirmar que María es madre de Jesús equivale a negar que Jesús sea hijo de Dios. Todos tenemos un padre y una madre, y Jesús también, su madre era María y su padre era Dios, así de simple. No necesitas tantas explicaciones bíblicas para demostrarme que Jesús era Hijo de Dios ¿crees que no lo sabemos?

        Gálatas 1:6-9
        Yo estoy plenamente de acuerdo con lo que dice esa cita y las otras que presentas, la diferencia es que creo que esas citas nos están poniendo alerta contra errores doctrinales como los vuestros ¿no lo ves claro como el agua? casi todas las citas de ese tipo nos alertan sobre aquellos falsos profetas que vendrán en el futuro. Nosotros no aparecimos en el futuro, estábamos ahí desde el principio. Ustedes sí, son profetas llegados en un futuro. Yo que usted no usaría citas que fácilmente se pueden volver en contra suya.

        Y ahora vuelves sobre el canon alejandrino. Según tú los apóstoles despreciaron ese canon. Ese canon era el contenido en la Biblia de los 70 o Septuaginta, que era la versión traducida al griego de los libros hebreos. Los evangelistas escribieron en griego (al menos con total seguridad lo hicieron 3 de ellos). La mayoría de las epístolas también se escribieron en griego. La mayoría de los judíos de la época hablaban griego como lengua materna, y en Palestina la mayoría era bilingüe, así que la Septuaginta estaba muy extendida. Si los evangelistas escribieron en griego, cada vez que tenían que usar citas bíblicas, ¿de dónde crees que las sacarían, de la versión griega o de la hebrea? Te diré una cosa por si no la sabes, algunas citas del Nuevo Testamento están sacadas de libros como Macabeos, que ustedes sacaron del canon, también hay libros del Antiguo Testamento, incluidos en vuestro canon, que jamás se citan en el Nuevo Testamento, y lo que es más curioso, los apóstoles y hasta el mismo Jesús citan algunas veces antiguos libros hebreos que no están ni en el actual canon católico ni en el protestante ni el judío, incluso algunos de esos libros a los que se alude han desaparecido por completo. Por lo tanto usar el asunto de las citas como prueba del canon no sirve ni para su interés ni para el mío.

        Y de nuevo te agradecería que dejases de usar con tanto entusiasmo las palabras “mentira” y “mentiroso” cuando te refieras a mis comentarios.

        Dices que hace 1000 años Roma cambió las Escrituras (!?) No sé de dónde sacas semejante idea, pero eso es muy fácil de probar. Si te refieres a los textos del Antiguo Testamento podemos comparar nuestra Biblia con la de los hebreos. Si te refieres a los textos del Nuevo Testamento, podemos comparar nuestra Biblia con los textos escritos en el siglo V o antes. Ahí no puedes lanzar al aire una acusación de ese calibre como si nadie pudiera contradecirte, porque si lo que dices fuera cierto, sería la cosa más fácil del mundo comparar textos y señalar punto por punto lo que la Iglesia supuestamente ha cambiado.

        Y sintiéndolo mucho, Neil, mi paciencia se acabó aquí. Me estimula el debatir y me parece importante aclarar y contrastar ideas, pero tus comentarios van en una dirección totalmente diferente. Utilizas la posibilidad de comentar como una plataforma para predicar y para insultar. A partir del momento en que empiezas a meter a Satanás en la Iglesia Católica ya voy incluso a borrar eso de tu comentario, porque llegan folios enteros de disparates y nadie aquí tiene por qué perder el tiempo con tus divagaciones. Explicarte mis creencias y mis puntos de vista no parece servir para nada porque o lo ignoras o lo retuerces atribuyéndome a mí ideas que jamás he expresado. También te dije ya en el último comentario que estaría encantado de discutir un punto cualquiera que plantearas, pero no un comentario con 40 puntos diferentes. Evidentemente has ignorado mi petición y me has mandado un post nada menos que de 10 folios, tocando un montón de asuntos distintos, y dedicando largos párrafos a criticar ideas mías que en realidad yo nunca he expresado. Así que por todos esos motivos voy a hacer algo que sólo he hecho en tres ocasiones, pedirte que no vuelvas a publicar más comentarios en esta página. Deberías ser consciente de que en nuestra página tú eres un invitado, y si no sabes comportarte con el debido respeto no mereces un sitio en ella.

        Me gusta

  2. Así q el Papa es el único q puede tener la infalibilidad al momento de interpretar las escrituras???????… Bno la historia dice otra cosa, revisa el tema de los borgia, y los medechin, por otro lado considero q lo q dices acerca de Eucaristía tmb es una suposición al creer q Jesús le explicó al detalle a Juan en que consistia cuando se refería al cuerpo y sangre, nadie puede objetar q Juan estuvo ahí, porque está escrito, pero quien garantiza que Juan entendió perfectamente lo q Jesús decía?, si muchas veces estuvieron confundidos por las parábolas, y decir q el espíritu le abrió el entendimiento pues ya estaríamos entrando en contradicciones para referirse a cosas infalibles. Pienso q podrías ser explayado allí.

    Me gusta

    • Roger, el principal motivo por el que tú y yo no estamos de acuerdo no se debe a que yo sea católico y tú protestante, el principal motivo es tu falta de formación cristiana. No te lo digo como reproche ni con desdén, te lo digo alarmado al ver a un hermano cristiano cometiendo errores de bulto de ese tamaño. Deberías buscar a alguien que te dé más formación en la fe, seguro que en tu iglesia hay pastores o gente disponible para ello. Y ya de paso te comentaré sobre lo que aquí me dices, aunque eso ya es secundario.

      El protestantismo, al menos en teoría, considera que cualquier creyente, con mucha o poca formación, puede interpretar la Biblia de forma infalible si pide la ayuda del Espíritu Santo para entenderla bien. Eso hace innecesaria cualquier formación religiosa, o aprender sobre las lenguas originales o sobre la cultura de la época o sobre nada, pues el Espíritu Santo te aportará todo el conocimiento necesario para entender el mensaje en su justa forma. Aún así los teólogos protestantes se forman y estudian teología, Biblia, historia sagrada y otras cosas útiles, a pesar de que al parecer no es necesario. Y aún así, aunque los protestantes están capacitados para interpretar la Biblia correctamente, las miles de denominaciones distintas con doctrinas distintas demuestran que eso desgraciadamente no es así. Los fundadores de las distintas iglesias eran gente muy religiosa que invocaba al Espíritu Santo con enorme fervor para poder interpretar las Escrituras, y todos ellos hicieron interpretaciones diferentes, a veces opuestas, así que la conclusión lógica es que el Espíritu Santo no les iluminó en absoluto.

      Las doctrinas católicas no son un conjunto de interpretaciones y decisiones de los papas, son la herencia de las predicaciones de Jesús y los apóstoles tal como fueron recogidas y entendidas por los primeros cristianos, que tenían acceso a explicaciones de primera, segunda o tercera mano, no como ahora que un protestante sólo tiene ante sí un libro escrito hace dos mil años y nada más para ayudarle a entenderlo salvo su propio conocimiento. El papel fundamental de los papas no es el de crear doctrinas, ni mucho menos, sino el de preservarlas y aclararlas.

      Jesús fundó una Iglesia, prometió que estaría siempre con ella y que le enviaría el Espíritu Santo para preservarla del error. Nosotros creemos que esa promesa que se hizo a Pedro sigue siendo cierta en sus sucesores. Puesto que el papa es el cabeza de la Iglesia, el Espíritu Santo le protege para que en cuestiones doctrinales cumpla bien su papel de preservar y aclarar la doctrina y cuida de que en nada se desvíe de la Verdad. En lo demás, el papa está en la misma situación ante el bien y el mal que cualquier ser humano. Los Borgia y los Médici son ejemplos estupendos de cómo un papa puede ser pecador y depravado hasta dar asco, pero también son el ejemplo perfecto de cómo aún así, siguen bajo la protección del Espíritu Santo en cuanto a su papel de guardianes de la doctrina. Ninguno de ellos cometió errores doctrinales, incluso algunos tuvieron un papel brillante defendiendo la verdadera doctrina ante herejías peligrosas. La Iglesia que Jesús fundó no es una comunidad de santos perfectos, es una comunidad de hombres pecadores, algunos poco otros mucho otros muchísimo, pero a todos se abre la gracia de Dios. La protección que un papa tiene del Espíritu Santo en cuestiones doctrinales se reduce sólo a esas cuestiones, la santidad se la tiene que ganar exactamente igual que cualquiera de nosotros mediante la aceptación y el desarrollo de ese don gratuito que Dios nos ofrece a todos.

      Pero lo que realmente me preocupa es tu interpretación de la Biblia en sí. Con tus palabras en realidad vienes a decir que si San Juan dice que el pan y el vino son el cuerpo y la sangre de Jesús eso no garantiza que así sea, pues según tú Juan estuvo presente en la Última Cena pero al parecer no entendió nada de lo que Jesús decía, por eso luego en sus escritos dice cosas que son erróneas.

      ¿Te das cuenta de lo que dices? Afirmas que el Evangelio de Juan y el Apocalipsis contienen errores, o sea, la Biblia tiene pasajes que son verdad, y pasaje llenos de errores escritos por gente que no se entera de nada. En ese caso la Biblia no está libre de error, así que todo es opinable, cualquier pasaje bíblico que tú me muestres yo o cualquiera podría decir que no son más que errores. Entonces toda la Biblia se derrumba y ya no sirve para nada, fin del cristianismo.

      Que en la Biblia pone que Jesús dijo que él era el hijo de Dios… ¿quién escribió eso, San Lucas? Pero si ese ni siquiera estaba allí cuando Jesús supuestamente lo dijo, ¿por qué voy a creerme yo eso? Y así podríamos hacer con todo.

      Me temo que el cristianismo no funciona así. Cualquier cristiano, católico o protestante, parte de la base de que la Biblia contiene la verdad y sólo la verdad, ningún error. Si no lo crees así entonces no eres cristiano. Si Juan dice que el pan y el vino son el cuerpo y la sangre de Jesús, entonces eso es verdad sí o sí. La única escapatoria posible a esa cita es considerar que estaba hablando de forma alegórica, pero ya hemos mostrado con otros pasajes que en este caso no se puede interpretar esta cita de forma alegórica sino literal.

      Saludos y que Dios te guíe, busca formación.

      Me gusta

  3. Cuando hablan de que Jesús explico claramente a Juan el tema de la Eucaristía también están cayendo en una suposición, debido a que nadie puede dar fe de que Jesús lo explico de una forma detallada o es que Juan lo asumió de ese modo, entonces al igual q un protestante el católico tmb cae en una suposición más allá de la misma.

    Me gusta

Deje su comentario (será publicado aquí tras ser revisado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s